High-Res Stock Photography: Woman lying on floor under open filing…

 

Existen muchas adicciones diferentes en el ser humano. Mucho se ha hablado sobre la adicción al tabaco, por ejemplo, sin embargo, existen otros hábitos igual de dañinos aunque en apariencia no lo parezcan. Existe la adicción al trabajo en muchas situaciones posibles. En plena crisis económica, ante el miedo de perder el trabajo, muchas personas trabajan más horas de las que deben, no desconectan del plano laboral, en otras ocasiones, también se pretende cubrir algunas carencias personales con la ocupación de un trabajo.

 

Síntomas de la adicción al trabajo

 

¿Qué síntomas produce esta adicción? La persona que la sufre no quiere que lleguen las vacaciones. En la época estival, no puede desconectar de las novedades de la oficina, por ello, consulta el correo con regularidad y atiende el teléfono con normalidad. Por otra parte, las personas adictas al trabajo tienen ansiedad y no disfrutan con aquello que hacen porque se mueven desde el sentimiento de perfeccionismo y de exigencia interior. En una situación así, el trabajador es incapaz de disfrutar de sus logros y relativiza su éxito.

La adicción al trabajo, a largo plazo, también influye en otros ámbitos de la vida. Interfiere en la vida de pareja y en la vida social. Poco a poco, el trabajador tiene cada vez menos tiempo para disfrutar del tiempo de ocio, pospone planes personales para centrarse en su profesión, tiene preocupaciones laborales constantemente en su mente. ¿Cómo es posible prevenir esta adicción emocional que causa un gran dolor e infelicidad?

Consejos para desconectar del trabajo

 

1. En primer lugar, teniendo unos horarios marcados. No tomes la costumbre de llevarte siempre trabajo a casa. Aprovecha la jornada laboral porque tienes tiempo de sobra para llegar a todo si te organizas bien.

2. Cultiva tu tiempo de ocio y disfruta de las relaciones sociales. La amistad es un motor positivo en la vida, por ello, cuanto más disfrutas de una vida social activa, más valoras también, los momentos de trabajo. Disfruta al máximo el fin de semana para empezar con mucha fuerza el lunes en la oficina. De lo contrario, si sigues pegada al trabajo durante tu tiempo libre, entonces, caerás en el agotamiento.

3. Cuida de ti: duerme ocho horas diarias, ten una alimentación saludable, realiza un ejercicio de relajación cada noche antes de acostarte.

4. En caso de que tengas tendencia a trabajar más de lo necesario, entonces, intenta averiguar qué se esconde detrás de tu necesidad de estar siempre ocupada. ¿Por qué te asusta parar?

5. En caso de sufrir un problema de adicción al trabajo conviene acudir al psicólogo para realizar una terapia en la que poder conocerte mejor a ti misma y encontrar soluciones a un problema que te resta mucha calidad de vida.

6. Cuando una persona está soltera puede volcarse más en su profesión pero siempre, marcando un límite. Por otra parte, el trabajo deja de ser un placer y un disfrute desde este trastorno emocional.

La adicción al trabajo se puede superar una vez que la persona toma conciencia de qué le sucede.

 

Fuente: DiarioFemenino

Anuncios