High-Res Stock Photography: Couple Making Out on Couch

 

El contacto de los labios no sólo es una de las formas más íntimas y placenteras de manifestar el amor y alimentar la pasión. Besar también ayuda a mejorar la circulación ¡¡y la dentadura!!.

La doctora Helen Fisher, profesora de la Universidad de Rutgers en Nueva Jersey, EE.UU. afirma que “un beso es un mecanismo de evaluación del compañero”, y que al besar se desencadenan una serie de reacciones químicas. En algunos casos, un mal beso podría ser el comienzo del fin de un nuevo romance.

Esta antropóloga ha señalado que “besar supone algo más del 90 por ciento de las actividades sociales de los seres humanos, y además es un instinto natural para estimular los mecanismos de la reproducción.

“Cuando besamos, vemos, olemos, sentimos al otro. Su saliva contiene cantidades de hormonas que constituyen un indicador de su personalidad. Al besar, el cerebro se pone activo. Cinco nervios le llevan mensajes de lo que están sintiendo. Es realmente una herramienta de evaluación muy poderosa.”, ha explicado Fisher.

Al besar impulsados por el amor romántico, una parte del cerebro enloquece y se comporta “como si estuviera bajo los efectos de la cocaína”.

“El amor romántico es un revulsivo poderoso que viene del motor de la mente, del área responsable de las adicciones”, señala la experta.

Por otra parte, “hay evidencias de que la saliva contiene testosterona y de que a los hombres les gustan los besos con más saliva y con la boca más abierta. Ello me sugiere que intentan transferir testosterona para alentar el apetito sexual en las mujeres”, ha señalado la investigadora, que opina que las reacciones químicas cerebrales ocasionadas por los besos están presentes en el cortejo, “aunque no seamos conscientes de ellas”.

Para demostrarlo, afirma que “hay personas que se han desencantado de su pretendiente en apenas tres minutos, después de haberlo besado”

Además, otro estudio publicado en el periódico ruso Pravda indica que darse un beso en la boca beneficia la presión sanguínea, el sistema cardiovascular y los niveles de colesterol, además de prevenir las caries, igual o mejor que la pasta dental.

Concluye el mencionado diario que el beso puede servir para aliviar el dolor, ya que cuanto más apasionado es, quienes intervienen en el intercambio amoroso segregan más endorfinas: unas sustancias hormonales, que libera el propio organismo en la sangre y tiene propiedades analgésicas similares a las de la morfina. (EFE)

 

 

Fuente: Informe21.com

Anuncios