High-Res Stock Photography: Man lifting weights in gym

 

Ya sea que lo que se desee sea tonificar, aumentar el volumen de los músculos o adelgazar, ordenar el ejercicio ayudará a alcanzar los objetivos. Cómo lograrlo. Para que el entrenamiento dé mejores y mayores resultados, es importante ordenarlo correctamente. El orden de la rutina depende del objetivo que se busque, pero básicamente, es necesario empezar cualquier rutina, tenga el objetivo que tenga, con unos minutos de calentamiento que culminan con unos pocos estiramientos.

Es fundamental elevar poco a poco la frecuencia cardíaca y la temperatura corporal para evitar lesiones, así que, tanto si quiere adelgazar como si desea desarrollar sus músculos, necesita calentar primero, publicó el sitio Fitness On Line.

Después del calentamiento, pueden realizarse ejercicios para trabajar el abdomen o espalda baja, ya que el centro del cuerpo interviene en casi todos los movimientos que se realizan al entrenar y si se los deja para lo último de la rutina, se sentirán un poco más agotados, en cambio, entrenándolos primeros será posible dedicar toda la energía a trabajar la zona media del cuerpo.

A continuación, puede empezar a trabajar el resto de los músculos o realizar una sesión de ejercicio cardiovascular. Si desea trabajar sus músculos, es recomendable trabajar aquellos que reconozca como más débiles o menos desarrollados, de manera de destinar todo el furor del inicio a éstos.

Posteriormente, si se realizó una sesión de aeróbicos, necesita volver a la calma, de manera de reducir la frecuencia cardíaca poco a poco. Y si trabajó músculos chicos y grandes después, es importante que realice aunque sea unos pocos minutos de bicicleta para estimular la recuperación muscular con aeróbicos de baja intensidad que contribuyan a una mejor circulación sanguínea.

En toda rutina, después de regresar a la calma y descongestionar un poco los músculos es necesario realizar estiramientos que favorezcan la posterior recuperación del cuerpo y que además, trabajen la flexibilidad.

Si quiere quemar grasa, trabajar un poco los músculos y después realizar aeróbicos es ideal, ya que lo primero acabará con parte de tu energía disponible y así, será más rápida la movilización de las reservas corporales.

Ahora, si busca desarrollar músculo, conviene realizar un poco de aeróbicos a intensidad baja o moderada al culminar los ejercicios para favorecer la recuperación y siempre, es necesario complementar aeróbicos con anaeróbicos para un mejor estado físico general, más rendimiento y efectividad en todo entrenamiento.

Si presta atención a éstas etapas para la rutina de entrenamiento, podrá sacar mayor provecho de la misma y tal vez, ver los resultados que espera antes de tiempo.

 

Fuente: Infobae

Anuncios