Royalty-free Image: child prodigy

 

Antes de hablar, los bebés ya relacionan las palabras con el objeto que representan. Así lo demuestra una nueva investigación que se suma a otras que establecen que los bebés son más inteligentes de lo que muchos creían. A mi no me sorprende, pero sigue leyendo para que te enteres y si tienes un bebé, analices de cerca lo que sucede en su proceso de aprendizaje.

 

Es normal que cuando se trata de hablarle a un bebé, los adultos pongamos una voz diferente y les expliquemos mucho más detalladamente las cosas con repeticiones y vocalizando exageradamente. Esto está bien, pues los bebés están desarrollando su cerebro a una velocidad impresionante y necesitan los estímulos del lenguaje. Su inteligencia es sorprendente, a diferencia de lo que pensaban los filósofos y los psicólogos como el suizo Jean Piaget, en su momento: que los bebés y los niños pequeños eran irracionales e ilógicos.

¡Esto no es cierto! Al gran Piaget habría que enseñarle todos los estudios científicos que demuestran con evidencias lo contrario. El más reciente, realizado por unos investigadores de la Universidad de Pensilvania, describe que los bebés entre los 6 y los 9 meses de edad aprenden el significado de ciertas partes del cuerpo y de ciertos alimentos mediante su contacto cotidiano con el lenguaje. Es decir, que reconocen la relación entre la palabra “nariz”, por ejemplo, y la nariz en sí. Estos resultados sorprenden, pues muchos psicólogos pensaban que los bebés no lograban este tipo de comprensión hasta cumplir un año de vida.

Para llegar a esta conclusión, los especialistas estudiaron el comportamiento de 33 bebés que tenían entre 6 y 9 meses. Los pusieron a ver la imagen de un alimento y de una parte del cuerpo en una pantalla en compañía de sus padres, quienes tenían que repetir una frase en la que nombraban al alimento o la parte del cuerpo que estaba en la pantalla. Con un aparato para rastrear los ojos, se podía ver la respuesta de los bebés a cada frase pronunciada. Luego de tomar en consideración posibles errores y las distracciones propias de los bebés, los investigadores encontraron que los bebés de esta edad miraban mucho más la imagen que se les mostraba que cualquier otra imagen. Incluso, mucho más que los bebés mayores que tenían entre 10 y 20 meses.

La conclusión para los científicos es que los bebés entendían el significado de la palabra. Sin embargo, lo curioso y lo importante de este estudio, es que descubrió que los bebés pueden entender el significado de las palabras genéricas que indican categorías. No solamente de palabras como “mamá” o “papá”, mucho antes de hablar.

¿No es interesante? Por eso, cuando le hables a tu bebé y él o ella te mire como si estuviera entendiendo, lo más probable es que así sea. No dejes de compartir y de hablarle, pues de esa interacción depende su desarrollo del lenguaje y de otras habilidades cognitivas.

 

Fuente: VidaySalud

Anuncios