El Roller Foam es una variante del pilates que te ayuda a fortalecer los músculos del abdomen, brazos, muslos y glúteos.
Como el tubo de espuma representa una superficie inestable, de acuerdo al Mind Body Manhattan, estos ejercicios también mejoran tu equilibrio y elasticidad. Para que logres unos músculos fuertes te sugerimos la siguiente rutina de Roller Foam.


¿Qué necesitas?

Tubo de espuma
Tapete de estera

 

1. Siéntate en el piso con el tubo detrás de tu cuerpo, apoya ambas manos en el rodillo. Contrae el centro, luego baja lentamente la espalda al piso, deja que el tubo suba por tus brazos. Mantén cinco segundos la posición. Haz 5 repeticiones.
2. Apoya las manos en el piso, sepáralos a la altura de los hombros y estira los brazos. Coloca el tubo justo debajo de tus rodillas. Eleva la cara para jalar las rodillas hacia tu peso. Haz 8 repeticiones.

 

3. Recuéstate boca arriba sobre el tubo de espuma, apoya los antebrazos en el piso. Estira las piernas y mantén el equilibrio. Levanta una pierna sin doblarla y la otra sepárala unos centímetros del piso. Cambia lentamente de pierna. Haz 8 repeticiones.

 

4. De pie, dobla ligeramente una rodilla y apoya el empeine en el tubo de espuma de tras de ti, con la pierna estirada. Levanta los brazos sobre tu cabeza. Dobla la rodilla derecha, baja y estira la pierna izquierda hacia atrás, empuja contra el tubo mientras éste gira sobre tu espinilla, hasta que el muslo quede paralelo al piso. Haz 6 repeticiones de cada lado.

 

Para que obtengas excelentes resultados, realiza esta rutina tres veces a la semana. No olvides llevar una alimentación balanceada y beber mínimo dos litros de agua al día. ¡Buena suerte!

 

Fuente: EnForma180

Anuncios