Royalty-free Illustration: Gears Inside of a Womans Head

En ningún momento de  nuestra vida quisiéramos tener alguna alteración del  organismo y por lo tanto presentar  enfermedades, sin embargo lo  enfrentamos y en mejor de los casos trabajamos a favor de que nuestra salud  sea restituida, pero cuando se trata de    trastornos mentales, ocurre en la vida personal y familiar una verdadera tragedia, ¿Por qué a  mí? ¿Por qué a nosotros?, el impacto psicológico es tan grande que  comienzan todo tipo de conjetura con la finalidad de negar la realidad.

¿Por qué tuve un hijo con Autismo, si nuestra familia es sana, Por qué tengo que estar deprimido sino tengo ningún problema,  Por qué le tengo miedo a los aviones y no puedo disfrutar ningún viaje o por qué siento palpitaciones, sudoración, adormecimiento de manos y el doctor me dijo que no tengo nada?. Estas y múltiples interrogantes se hacen aquellas personas que luego de un largo  peregrinar por muchos sitios en búsqueda de ayuda presentan sencillamente  una alteración mental. Hoy,  en pleno siglo XXI  hablar de estas enfermedades resulta aún pecaminoso, trágico y hasta se creen en ocasiones  que son castigos divinos. Es por eso que educar en salud mental (SM)es verdaderamente una urgencia social, ya que no hay nada más distante a esas creencias.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), la SALUD MENTAL no es solo la ausencia de trastornos mental sino el “ESTADO DE BIENESTAR QUE PERMITE A LOS INDIVIDUOS REALIZAR SUS HABILIDADES, AFRONTAR EL ESTRÉS NORMAL DE LA VIDA, TRABAJAR DE MANERA PRODUCTIVA Y FRUCTIFERA, Y HACER UNA CONTRIBUCION SIGNIFICATIVA A SUS COMUNIDADES”, en otras palabras 1.- Estar bien con nosotros mismos, 2.-Estar bien con los demás y 3.- Afrontar las exigencias del medio. Nos cabe preguntar es tan difícil reunir estos requisitos?, pues por múltiples razones si lo es, y lo demuestra la cifras arrojadas por la OMS  quien refiere que -450 millones de personas en el mundo sufren de un trastorno mental,-alrededor de 1 millón de personas se suicidan cada año, -25 millones de personas sufren d esquizofrenia, 38 millones de epilepsia y más de 90 millones sufren de trastornos causados por el uso de alcohol y drogas -1 de cada 4 familias tienen por lo menos 1 miembro afectado por un trastorno mental.  Lo mas preocupante es que el número de individuos probablemente aumentará con el envejecimiento de las poblaciones y como resultados de los conflictos sociales

Existen muchas barreras que hacen que la SM se convierta en la  cenicienta de nuestra salud , vemos como los consultorios de cualquier médico general o especialista es asiduamente visitado, compartimos nuestra dolencias y esperamos la recuperación. Sin embargo cuando somos referido al equipo de SM, específicamente al psiquiatra nuestra primera reacción es “yo   no estoy  loco”, y se resisten así a mejorar su dolencia y por ende su calidad de vida.

Examinaremos algunas  barreras que nos impiden  acerquemos a la búsqueda de la SM:

1.- Por parte del individuo y de la comunidad

-Estigmatización de las alteraciones mental  “Yo no estoy loco”

-Ausencia en  conciencia de enfermedad,  “Yo soy así,  yo voy a salir de esto”

-Generalmente no dolor físico  “a mí no me duele nada”

-Síntomas físicos “Si lo que tengo es palpitaciones, dificultad para respirar, porque voy a ir a un loquero”

2.- Por parte del sector médico no psiquiatra

-Entrenamiento o conocimientos de las enfermedades mentales

-Poca confianza para manejar los fármacos psicotrópicos

-Propensión a explorar síntomas físicos

-excesiva confianza de los propios recursos emocionales del paciente,

-Percepción de la enfermedad mental como una consecuencia directa de otras enfermedades

Pareciera que existe una serie de confabulaciones que agreden al individuo, familia y sociedad para no querer o poder entender la importancia de la SM, pues dejemos nuestros miedos, afrontemos que  nuestras emociones forman parte elemental que determina en gran medida la salud general del individuo, que la SM es un pilar central en el bienestar general de los individuos, sociedades y naciones.

 

Para más información, entra en:  www.codebica.com.ve

Anuncios