High-Res Stock Photography: Art objects in shape of light bulb

 

Si estás en la etapa de poner el grito en el cielo y decir “¡nunca podré hacer nada que sea creativo!”, es hora de tomar medidas. Te enseñamos cómo.

 

Irónicamente, la mayoría de las personas, cuando necesitan de su creatividad, suelen estar en un estado emocional que les dificulta acceder a ella. El miedo y las tensiones tienden a afectar negativamente las partes del cerebro en las cuales nos apoyamos para lograr la creatividad necesaria para solucionar los problemas. Fijar un objetivo claro, preciso, y vital, es uno de los mejores remedios para explotar nuestra creatividad.

Aquí están los cinco principales beneficios que puede llegar a poseer por fijar una meta, y por toda la creatividad que de allí se desprende:

1. Ayuda a tomar riesgos.

2. Empuja a mantenerse activo.

3. Ayuda a aceptar las equivocaciones sin culpas.

4. Ayuda a ordenarse mejor.

5. Ayuda a lograr nuevas cosas.

Pero ¿cómo conseguir fijarse la meta correcta? Aquí están algunas ideas que pueden ayudarle a comenzar a hacerlo:

Piense por fuera de lo habitual

Rompa con las rutinas habituales. Por ejemplo, fíjese la meta de pensar cinco minutos cada mañana en un nuevo mensaje de contestador automático que pueda reflejar su humor o actitud. Diviértase con ello.

Haga conexiones entre cosas aparentemente no relacionadas

Cada día, fíjese como objetivo pensar en cinco diferentes maneras en que usted puede combinar dos cosas sin relación, para producir algo nuevo. Por ejemplo, un libro y una burbuja, o una silla y una rueda. Esto le ayudará mucho a desarrollar su inspiración.

Enfrente las cosas que lo asustan

Tome una nota diaria de las cosas que le asustan hacer, y enfréntelas. Invite a su empleador a un almuerzo. Ofrézcase voluntariamente para cantar en el coro de la iglesia. Puede sorprenderse de la creatividad que fluirá de su persona cuando deje de  una vez por todas su sedentaria comodidad.

Cambie su perspectiva

La próxima vez que se enfrente a un problema determinado, piensa en él desde la perspectiva de otra persona (o de un animal). ¿Qué opinión tendría su abuela sobre esta situación? ¿Su perro? Fíjese como meta ver diversas situaciones desde otro punto de vista, por lo menos una vez al día.

Afine su búsqueda

Divida sus grandes objetivos en pequeñas piezas. Separar las cosas grandes en cosas pequeñas, no solo hace su objetivo más alcanzable, si no que también le da más posibilidades para explorar y solucionar el problema, lo que puede convertirse en una evolución notable.

¿Necesita cierta motivación para ubicar el camino correcto? Aquí le damos algunos consejos para ayudarle a moverse en dirección a sus metas:

1. Anote todo. Escriba sus objetivos y la fecha en la cual usted desearía alcanzarlos dentro de un pedazo de papel, y manténgalo guardado en lugares visibles para que le sirva como un recordatorio constante.

2. Haga preguntas. ¿Continúo en el camino correcto para alcanzar mi objetivo? Anote cada pensamiento que se dispare en su mente cuando está intentando solucionar un determinado problema. Por ejemplo, “porqué esto lleva tanto tiempo?”, “¿qué se yo con respecto a este problema?”, o “¿con qué otra clase de problema puedo relacionar esto?” Las preguntas amplían nuestra capacidad para generar ideas, y proporcionan también nuevos medios de encontrar las respuestas.

3. Haga correr la voz. Intente que sus amigos y familiares se enteren de que usted se prepone lograr ciertos objetivos, para que lo ayuden dentro de sus posibilidades.

4. Otórguese una recompensa. Después de resolver con éxito un cierto problema, o de realizar un determinado paso para lograr su meta, recompénsese con una llamada telefónica a un amigo, alquilando su vídeo preferido, una buena comida, u otro incentivo que le mantenga motivado.

5. Visualice su éxito. Es necesario que los logros puedan ser posibles, al fijar su meta. Si usted ve que puede alcanzar su objetivo con facilidad, es más probable que pueda tener éxito. Y cuanto más a menudo experimente el éxito, más motivado se sentirá.

6. Pida ayuda. Cierto es que alcanzar una meta es un proceso personal. Pero esto no significa que usted no pueda solicitar ayuda cuándo lo necesite. Créalo o no, la gente que se encuentra a su alrededor (familia, amigos, compañeros de trabajo) muy probablemente desearán ayudarlo de la manera en que ellos puedan.

Tener en mente el fijar un objetivo como parte de su rutina diaria, le conducirá a una mayor creatividad y realización. ¿Qué está esperando? ¡Ya tiene esta meta!

Fuente: EnPlenitud

Anuncios