High-Res Stock Photography: Businessman with smoke coming out of damaged…

 

El estrés crónico paraliza y coloca a quien lo sufre “en un modo de respuesta automática” e impide plantear reacciones más adecuadas, de acuerdo con investigadores de Portugal y los Estados Unidos, que analizaron el tema en forma conjunta.

En consecuencia, además de las repercusiones que puede tener en nuestra salud física, y que son de diversa índole (desde úlceras hasta hipertensión), el estrés también puede impedir que tomemos las decisiones acertadas.

Investigadores de la Universidad del Miño (Portugal) y los Institutos Nacionales de Salud (NIH, Estados Unidos) han descubierto el modo exacto por el que el estrés influye en las decisiones humanas. En su estudio, en el que utilizaron ratas expuestas a estrés crónico y también ratas de referencia no sometidas a estrés, examinaron dos tipos de decisiones: las orientadas a un objetivo, proceso en el que se sopesan las consecuencias, y las automáticas, que son fruto de la costumbre. Al mismo tiempo, estudiaron la influencia del estrés crónico sobre ambas.

Los científicos prepararon dos tareas distintas para las ratas del experimento: la primera consistía en que los animales aprendieran a obtener alimento al empujar una palanca, y la segunda implicaba que encontraran comida sin que la palanca se la facilitase. Los dos grupos de ratas rindieron de manera similar al realizar la primera tarea.

Sólo cuando los investigadores empezaron a proporcionar alimento a las ratas de la segunda manera se observaron diferencias. Gradualmente, las ratas de referencia acudían con menos frecuencia a la palanca, mientras que las ratas sometidas a estrés no dejaban de hacerlo, pese a no obtener recompensa alguna con ello.

Según los responsables del experimento, para tomar decisiones adecuadas hay que ser capaz de alternar estrategias de comportamiento. Su estudio sacó a relucir que el estrés crónico introduce un sesgo en tales estrategias que favorece el modo de proceder automático y las costumbres, en detrimento de un comportamiento en el que se ponderan las consecuencias.

Estos resultados podrían resultar de gran utilidad en estudios afines dedicados, por ejemplo, a comprender el por qué de que los trastornos relacionados con el estrés en muchos casos vayan acompañados de adicciones y comportamientos compulsivos.

Además, estos resultados pueden dar lugar a nuevas formas de afrontar este mal, lo cual sería especialmente beneficioso para quienes tienen que tomar decisiones críticas bajo un estrés constante, como por ejemplo las fuerzas de seguridad.

Fuente: Neomundo

Anuncios