Royalty-free Image: Blurred view of athlete running

 

Según una investigación realizada por un grupo de científicos del Hospital Universitario de Bispebjerg, en Copenhague (Dinamarca), correr con regularidad por períodos cortos de 20 minutos, dos o tres veces por semana, aumentaría “drásticamente” las expectativas de vida de las personas.

 

Para determinar lo anterior, los responsables del estudio analizaron por más de 40 años a cerca de 2 mil corredores daneses, cuyas edades oscilaban entre los 20 y 93 años de edad, y compararon su longevidad con la de aquellos que no realizaban este tipo de ejercicios.

Tras ello, descubrieron que los hombres que con frecuencia corrían entre 1 y 2,5 horas a la semana, divididas en dos o tres períodos, vivieron en promedio 6,2 años más que quienes no lo hacían. Mientras, las mujeres que efectuaban la misma acción vivieron cerca de 5,6 años adicionales.

Lo llamativo del estudio es que, a diferencia de lo que pudiera pensarse, para mejorar sus expectativas de vida por este medio no era necesario que las personas corrieran a gran velocidad, sino que bastaba con trotar o llevar “un ritmo lento o promedio” de acuerdo a los científicos.

Peter Schnohr, responsable del estudio, indicó según BBC que “Los resultados de nuestra investigación nos permiten responder definitivamente la pregunta de si correr es bueno para la salud. Podemos decir con certeza que correr regularmente incrementa la longevidad”.

“La buena noticia es que no es necesario llevar a cabo mucho esfuerzo para cosechar los beneficios”, agregó el experto.

 

 

Anuncios