Royalty-free Image: Businesswoman standing by water cooler smiling

 

De todos es sabida la importancia de una buena hidratación; nuestro organismo funciona mejor, nuestra piel está más luminosa y se ayuda a eliminar toxinas. Además, hoy os vamos a contar la importancia de hidratarse en nuestro lugar de trabajo ya que está demostrado que la intensidad, duración o las condiciones ambientales en las que trabajamos influyen en la deshidratación, por lo que es recomendable una parada para no olvidarnos de este aspecto tan importante.

 

“Hidratación en el trabajo” es la última guía publicada por el Prof. Javier Aranceta Bartrina, Presidente de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC) y el Prof. Lluís Serra-Majem, Presidente de la Fundación para la Investigación Nutricional (FIN) y Presidente de la Academia Española de Nutrición y Ciencias de la Alimentación, cuyo objetivo es formar y concienciar de la importancia de la hidratación a los profesionales de la salud, directivos y autoridades.

Gracias a esta guía podemos advertir que en los trabajos que requieren esfuerzo físico o en los industriales, la ropa hermética o el equipamiento de protección pueden afectar a nuestra salud si no reponemos líquidos. Por otra parte, el aire acondicionado de las oficinas nos “puede provocar sequedad”. Además, en las situaciones en las que se produce una mayor deshidratación aumenta el nivel de fatiga y descienden el nivel de rendimiento físico y mental.

Recomendaciones para hidratarse de forma adecuada

Estar bien hidratado evita migrañas y dolores de cabeza, por lo que, si queréis sentiros mucho mejor en todo momento, y en vuestro puesto de trabajo, solo tenéis que estar bien hidratados, tan sencillo como eso. Algunas recomendaciones que os traemos son:

• Beber bastante líquido durante las comidas y entre ellas.
• Optar por el agua y otras bebidas como zumos de fruta, refrescos, leche, café o té.
• Si preocupa el aporte calórico o el peso, beber agua y bebidas bajas en calorías, sin calorías o con cero calorías.
• Comer habitualmente fruta, verdura, sopas y otros alimentos con alto contenido de agua.
• No confiar únicamente en la sensación de sed para beber y tener una botella de agua o líquido a mano en el puesto de trabajo.

Como veis son consejos muy sencillos que están en nuestras manos y que, además de hacernos sentir mejor, nos ayudan a tener un ritmo laboral equilibrado y sano.

 

Fuente: BlogNutricion

Anuncios