Royalty-free Image: Couple in bed man reclining woman sitting at…

 

Si no has conseguido experimentar todavía un orgasmo en la penetración vaginal no te preocupes y, aunque voy a intentar ayudarte para que lo consigas, quiero que sepas que para las mujeres la forma más fácil de alcanzar orgasmos es por medio de la estimulación del clítoris.

Debido a la anatomía de los genitales femeninos, durante la penetración vaginal el pene no suele entrar en contacto directo con la parte exterior del clítoris. Sólo cuando la mujer está muy excitada y sus genitales están muy turgentes, el pene al introducirse en la vagina y realizar los movimientos coitales de entrada y salida, tiene más posibilidades de estimular las raíces y bulbos clitoridianos, la vulva y la parte exterior del clítoris. Por tanto, la excitación de la mujer previa al coito vaginal es importante para probabilizar que una mujer alcance el orgasmo durante la penetración.

La realidad, sin embargo, es que las parejas con frecuencia realizan la penetración vaginal mucho antes de que la mujer esté lo suficientemente excitada y, como consecuencia, el orgasmo femenino no se produce durante el coito.

De todo esto podemos sacar una primera conclusión: la penetración vaginal no es la forma más fácil de conseguir un orgasmo por parte de la mujer. Esto no quiere decir que a las mujeres no nos guste la penetración, al contrario, la mayoría la encontramos muy excitante y a muchas nos gusta; pero no como única forma de relación sexual.

¿Cómo conseguir un orgasmo durante la penetración vaginal? 
La forma más sencilla de alcanzar nuestro orgasmo es por medio de la estimulación directa del clítoris. Para un alto porcentaje de mujeres ésta es la forma de conseguir su clímax. Por tanto, si durante la penetración vaginal estimulas -tú o tu pareja- el clítoris, tendrás más posibilidades de alcanzar tu orgasmo.

Combina siempre la penetración con la estimulación de tu clítoris y verás que podrás alcanzar el orgasmo. Utiliza posturas que dejen tus manos libres para autoestimularte durante el coito, o bien que permitan a tu pareja estimular manualmente tu clítoris. Y por supuesto, no te olvides nunca que el fin de las relaciones sexuales no es el coito.

La penetración es una forma más de actividad sexual, no es la única y tampoco la más importante. Hay que ser creativos y explorar nuestro erotismo. Todo nuestro cuerpo es sexual y la piel está llena de terminaciones nerviosas susceptibles de ser estimuladas. Hay mil formas de alcanzar el orgasmo, la imaginación es nuestro mayor afrodisíaco.

 

Por Miren Larrazábal, presidente de la Federación Española de Sociedades de Sexología. Para la Revista Elle

Anuncios