High-Res Stock Photography: Monounsaturated Fats

 

Comienzas una dieta y lo primero que piensas es en eliminar las grasas. Y, es que una de las recomendaciones más frecuente para mantenerte en la línea es la de desechar todo tipo de aceites.


Ciertamente, los aceites son grasas. Y, éstas aportan la mayor proporción de calorías por gramo (9 calorías/gramo), en comparación con los carbohidratos y proteínas (ambos proporcionan 4 calorías/gramo). Sin embargo, no todas las grasas son iguales y algunas hasta te podrían ayudar a bajar de peso.

¿Sorprendida? “El aceite de oliva y de canola, son sin duda, las mejores opciones” nos dice Sheah Rarback, dietista registrada de la Escuela de Medicina Leonard M. Miller de la Universidad de Miami.

Las grasas no solo aportan sabor a las comidas, también son importantes para el funcionamiento de procesos vitales: desde el brillo del pelo y de las uñas, mantenimiento de las células, hasta la absorción de vitaminas solubles en grasa como A, D, E y K, pasando por la producción de estrógeno y testosterona. Todo esto se lo debemos a este macronutriente.

El “60% de la masa sólida del cerebro es grasa, por lo que para tener unas neuronas saludables se requiere de ácidos grasos que el organismo no produce y que deben ser facilitados a través de la alimentación”, señala Susan B. Dopart, MS,RD,C.D.E, autora del libro A Recipe for Life.

LOS MEJORES CONTRINCANTES

Rarback explica que las grasas más saludables son las monosaturadas y aquéllas que contienen omega 3. “Cada vez hay mayor evidencia de que la ingesta de estas grasas ayuda a disminuir las enfermedades coronarias, mejoran la memoria y hasta facilitan la reducción de la grasa abdominal, una de las más dañinas para la salud”.

“Grasas monosatuaradas como la canola, mani, aguacate y oliva ayudan a reducir los niveles de colesterol total, gracias al aumento del colesterol bueno (HDL); lo que resulta en una fuente cardioprotectora”, indica Ximena Jiménez, M.S, R.D, L.D, representante de la Academy of Nutrition and Dietetics. 

Otros aceites como el de las semillas de sésamo y de girasol, asi como el de maíz y nueces – principalmente aceites vegetales- contienen grasas polisaturadas; las cuales también podrían beneficiar el nivel total de colesterol. Sin embargo, no se ha demostrado su efecto sobre el colesterol bueno.

DISMINUYE LA PLACA ARTERIAL

Así, pues la ingesta de esteroles vegetales – 2 g. por día- se recomienda como estrategia para reducir el colesterol total y más aun el conocido como malo (LDL). En este sentido, el aceite de maíz tiene 135mg de esteroles vegetales por una cucharada, mientras que el maní y los garbanzos proveen 63mg y 10mg por onza.

En general, las grasas vegetales siempre resultarán más beneficiosas para la salud que las grasas animales. “Las grasas vegetales como la del coco o las del pescado se metabolizan de manera diferente.”, añade Larry Santora, MD, FACC, Director Médico del Heart and Vascular Wellness Center Saint Joseph Hospital, California.

Muchos son los beneficios de incluir ciertos tipos de grasa en nuestra dieta, sin embargo, es importante tener presente que la ingesta moderada es importante. “Recordemos que una cucharada de aceite, en general, aporta 120 calorías, por lo que de dos a tres cucharadas diarias son suficientes”, señala Jiménez.

CLASE DE COCINA

Herb Mesa, finalista del popular show de TV “The Next Food Network Start“, chef de las celebridades y entrenador personal, nos explica todo sobre el mejor uso de estos aceites en la cocina (setahealthiertable.com)

– OLIVA: Bueno para los aderezos y para ingerirlo con pan. No se debe usar para cocinar a elevadas temperaturas ya que pierde muchas de sus propiedades naturales.

– SÉSAMO: Excelente para platos asiáticos. Tiene un sabor fuerte por lo que un toque es suficiente.

– LINAZA: Recomendable para los aderezos y salsas en las que no se utilicen altas temperaturas.

– MAÍZ: Este aceite se adapta a todo uso. Uno de los más populares para cocinar a altas temperaturas.

– CANOLA: Resulta muy útil por su suave textura y sabor. Se puede emplear en salsas y postres. También, aguanta altas temperaturas.

– MANÍ: Perfecto para platos asiáticos, y también soporta elevadas temperaturas.

– COCO: Bueno para hornear y para vegetales salteados ya que le añade un toque dulce a las comidas.

 

Fuente: AOL

Anuncios