Una reciente investigación sugiere que realizar actividad física tiene efectos positivos sobre el cerebro, ya que ayuda a mantener una memoria ágil.


El ejercicio ayuda a prevenir derrames cerebrales y ataques cerebrovasculares silenciosos, permite que el oxígeno llegue a él de forma más eficiente, lo que ayuda a que puedas pensar con más claridad. Además, la actividad física es saludable para el sistema nervioso central.

 

La actividad física también es efectiva para combatir el trastorno de déficit de atención e hiperactividad, en los adultos.

 

Lo mejor de todo, es que no es necesario ser un deportista de alto rendimiento o realizar ejercicios intensos para gozar de sus beneficios. Caminar, andar en bicicleta, hacer yoga o pilates también son muy efectivos para mantener tu salud mental. Elije tu actividad favorita.
Complementa estas actividades con alguna otra que te relaje y que te exija cierto grado de concentración, como la meditación.

Recuerda que antes de realizar cualquier tipo de actividad física, debes consultar a tu médico para que te ayude a elegir la rutina de ejercicios más adecuada para tu condición física.

 

Fuente: Salud180

Anuncios