High-Res Stock Photography: Business man with luggage in airport

 

La vuelta a la rutina después de las vacaciones puede hacerte perder los nervios

Nada más entrar en casa y dejar las maletas te inunda una sensación de pavor ante la inminente vuelta altrabajo y a la correspondiente rutina. Se te ponen los pelos de punta sólo de pensar en las horas extra que tendrás que echar en la oficina, en la cantidad de ropa que tendrás que planchar, en sacar tiempo para hacer la compra… No somos ‘superwomans’, pero tenemos trucospara sobrellevar el estrés postvacacional. Toma nota y no dejes que pueda contigo.

 

A muchas personas les cuesta trabajo adaptarse a la vuelta a la normalidad después de las vacaciones. Sienten presión porque saben que les espera una larga temporada de esfuerzo físico y psicológico y acaban sufriendo estrés y ansiedad, lo que no les permite enfrentarse a la realidad.

 

El estrés postvacacional afecta en mayor medida a aquellas personas que no están contentas con su vida y no encuentran la manera de cambiarla para sentirse mejor consigo mismas.

 

Incapacidad para sentir alegría con cosas que antes nos hacían sonreír, perdida general de motivación, falta de concentración, ausencia de apetito, dificultades para dormir, disminución de la libido, cansancio y tristeza. Son los síntomas generales del estrés postvacacional.

 

En primer lugar, por mal que suene, tienes que ser egoísta y pensar un poco más en tí ¿Estás contenta con tu vida? Y si no es así ¿Qué podrías hacer para cambiarla? Si te angustia la vuelta al trabajo haz una lista de las cosas buenas y malas que te aporte o que sientas mientras estás en tu puesto laboral. Así sabrás identificar los problemas y atacarlos de raíz.

 

El estrés postvacacional aparece cuando la persona no está satisfecha con su vida, siente que hace un trabajo que está por debajo de su cualificación o que le exigen demasiado con respecto a su sueldo y se siente sobrepasada.

 

A lo mejor no puedes cambiar tus circunstancias, pero si eres capaz de identificar todo aquello que te hace sentir mal podrás afrontarlo desde otra perspectiva y detectar así las situaciones que te provocan estrés incluso antes de que sucedan. Hay que saber adelantarse a los acontecimientos, respirar hondo y tomarse la vida con filosofía.

 

Una de las mejores armas contra el estrés es la practica de deporte, especialmente si se trata de ejercicio aeróbico: montar en bici, correr, patinar… Todo aquello que te obligue a moverte y sudar te ayudará a soltar adrenalina y a estar más relajada.

 

No todo es trabajar. Organízate el tiempo y dedica tus ratos de ocio a hacer lo que de verdad de gusta, ya sea ir a pasear con tus hijos, al cine con tu pareja, ir de compras, leer… Te ayudará a desconectar.

 

Nunca descuides tu alimentación, es muy importante comer sano y equilibrado para prevenir enfermedades y tener las defensas en forma.

 

Es esencial dedicar las horas necesarias al descanso y al sueño. Tu rendimiento laboral, tus relaciones con los demás e incluso la forma en que ves las cosas se pueden ver muy afectados por el cansancio. Aprende alguna técnica de relajación, ve a clase de yoga o pilates y verás como consigues controlar tu cuerpo y responder al estrés antes de que aparezca.

 

Fuente: MSN

Anuncios