High-Res Stock Photography: Fruit Vitamins Water

 

Si estás entre el 60% de los estadounidenses que toman un multivitamínico regularmente, lo más probable es que desconozcas si lo que te estás tomando es lo que verdaderamente necesitas y/o si los contenidos que el producto muestra en su etiqueta, en realidad, son los que contiene.

Y, es que existen diversas razones que explican la confusión entre los consumidores sobre la ingesta de multivitamínicos. Tod Cooperman, MD, presidente de la firma independiente de evaluación de suplementos,consumerlabs.com explica que “para empezar, los valores diarios en las etiquetas son obsoletas (1968) y no coinciden con la última dosis diaria recomendada(RDA). Adicionalmente, no proveen información sobre si te estás excediendo del límite superior (UL) de ingesta de minerales y vitaminas o no, y, como si fuera poco, las etiquetas no siempre están correctas en lo que dicen contener ni se entienden claramente”.

Asimismo, “las necesidades de una persona varían dependiendo de su dieta regular y la gente tiene dificultades para conocer la composición nutricional de lo que come diariamente”, expresa Cooperman.

MITOS AL DESCUBIERTO

La primera pregunta que debes hacerte es si realmente necesitas tomar un multivitamínico.

Al respecto, Cooperman explica que todo depende de la dieta que sigues y/o de presentar alguna condición de salud en la que se evidencien ciertas necesidades nutricionales en específico.

“No hay prueba de que un multivitamínico mejore y/o aumente la vida útil, a menos de que exista una deficiencia”, sostiene el experto.

1. MITO: CUANTO MÁS, MEJOR

Susan B. Dopart, MS, RD, C.D.E, autora del libro ‘Una receta para la Vida’, explica que las vitaminas solubles en agua (complejo B y C) no se puede almacenar en el cuerpo por lo que deben ser repuestas – el organismo utiliza lo que requiere y deshecha el resto- mientras que las vitaminas liposolubles (A, D, E, K) no son eliminadas por el cuerpo cuando se ingieren en grandes cantidades, sino que se almacenan en el hígado y en el tejido graso.

“Sin embargo, hay algunas vitaminas solubles en agua que tienen ciertos efectos secundarios. También es importante saber cuáles interactúan con ciertos medicamentos”, añade Dopart.

Algunas de las vitaminas y minerales más comunes y que pueden acarrear consecuencias adversas son:

a. Vitamina A: es fácil sobrepasar el límite. Incluso, recientemente se encontraron productos para niños en los que el límite diario era mayor que lo expuesto en la etiqueta. En exceso, esta vitamina puede causar debilitamiento de los huesos y otros tipos de toxicidad.

b. Ácido fólico: lo básico es 400 mcg por día (imprescindible para las mujeres embarazadas 800 mcg). No se debe sobrepasar los 1.000 mcg, especialmente para los hombres, ya que aumenta el riesgo de cáncer de próstata.

c. Vitamina C: en exceso puede causar diarrea.

d. Vitamina D: pese a las recientes noticias de la carencia que se ha encontrado en la población de esta vitamina, los expertos aconsejan no ir más allá de las recomendaciones actuales, a menos que sea por razones médicas.

e. Calcio: – 1,000-1200 mg- . Más de 800mg no debe provenir vía suplemento y solo 500mg se pueden absorber en una toma. El resto, se debe hacer a través de fuentes de alimentos naturales.

2. MITO: SI SE TRATA DE UN SUPLEMENTO QUE SE VENDE EN FARMACIA, DEBE SER SEGURO

Cooperman afirma “que los contenidos de estos suplementos, en la mayoría de los casos no son verificados por otros que no sean los mismos manufacturadores del producto y, muchas veces, ni estos mismos lo hacen. En nuestras verificaciones, encontramos que de los multivitamínicos evaluados, el 25% presenta contenidos erróneos entre sus ingredientes y lo que la etiqueta señala”.

3. MITO: LÍQUIDAS ES MEJOR QUE EN TABLETAS

De acuerdo con Cooperman, la forma física – líquida o tableta- no es lo que importa. Una prueba casera sencilla es colocar la tableta en agua tibia y vinagre durante 30-45 minutos – es importante mantener el calor- , la mayoría de las píldoras deben romperse, sino lo hacen, entonces son de mala calidad – este test solo funciona con píldoras regulares-.

De igual forma, asegúrate de verificar la fecha que indica “consumir antes” de manera que no pases de esta fecha de consumo. Asimismo, guarda tus vitaminas en un lugar fresco y seco, alejado del sol y de la cocina. Los probióticos y aceites de pescado deben ser refrigerados.

Dopart también señala no caer en la trampa de los llamados “natural” y “sintético”. Afirma “si un suplemento de vitaminas fuera realmente” natural “, costaría tanto que muy pocos podrían permitirse el lujo de adquirirlo”.

4. MITO: ENTRE MÁS CARO, MEJOR

“No necesariamente. El precio no detecta la calidad. Las vitaminas y los minerales son generalmente de bajo costo, ya que contienen ingredientes económicos, por lo que no se justifica pagar mucho por ellos”, dice Cooperman.

En uno de los últimos informes de consumerlabs.com, algunos de los suplementos de bajo costo, aprobados por categoría fueron:

– General de Adultos: Nature’s way Alive, Daily Energy Multi-Vitamin Multi Mineral(12 centavos de dólar por día).

– Hombres: Berkley & Jensen Men’s Daily (3 centavos de dólar por día) y One A day Men’s Health Formula (8 centavos de dólar por día)

– Prenatal: Rite Aid Prenatal Tablets with Folic Acid (4 centavos de dólar por día)

– Mujeres mayores de 50 años: Nature Made Multi for Her 50 + (12 centavos de dólar por día)

– Para Niños: Flintstones Plus Bone Building Support (14 centavos de dólar por día)

5. MITO: LOS SUPLEMENTOS DEBEN TOMARSE TODOS LOS DÍAS

Dopart explica que “no tienes que cumplir con la cantidad diaria recomendada (RDA) para todas las vitaminas y minerales diariamente. Lo importante, es evaluar lo que comes durante el transcurso de la semana”.

6. MITO: DEBES TOMARLO A LA MISMA HORA

No es la hora lo más relevante al momento de tomar tu suplemento multivitamínico. El cómo lo tomas es lo crítico. Estas son las recomendaciones generales que los expertos hacen:

– El calcio no lo tomes con otros minerales, ya que dominará otros minerales en términos de absorción.

– Toma mucha agua cuando ingieras tu suplemento de calcio, a fin de evitar efectos secundarios como el estreñimiento.

– El exceso de vitamina C – por ejemplo, más de 1.000 mg – puede incrementar el riesgo de padecer de cálculos renales. Lo mismo ocurre con el exceso de calcio.

– La vitamina C aumenta la absorción del hierro que se encuentra en alimentos de origen vegetal – las nueces, cereales y verduras – mientras que el calcio, el chocolate, el café, el té y los antiácidos pueden disminuir la absorción de hierro.

– Al tomar la vitamina D, debes hacerlo con la comida más significativa del día. Estudios demuestran que aumenta la absorción de esta vitamina soluble en grasa.

– Calcio, hierro y vitamina C pueden interferir con los medicamentos recetados.Consulta con tu médico.

7. MITO: EL MISMO MULTIMITAVÍNICO PUEDE USARSE PARA TODA LA FAMILIA

No es producto de mercadeo cuando encuentras en los estantes un multivitamínico diferente para hombres, mujeres, niños o para determinada edad. Hay razones para que estos existan.
Cooperman destaca que es necesario atenerse a lo que es correcto para la edad y el género: “Un niño no debe tomar el multivitamínico de su mamá por ejemplo. Asimismo, los hombres no deben tomar el suplemento de las mujeres y viceversa, cuando hay minerales como el hierro, y vitaminas como el ácido fólico, que son específicos para cada género”.

8. MITO: LAS MULTIVITAMINAS AUMENTAN LA ENERGÍA

Todavía muchos creen que los suplementos de vitaminas y minerales son la panacea para algunos estados de salud como la falta de energía. En este aspecto, Dopart dice que cuando se trata de falta de energía, el problema, por lo general, se basa en la dieta; por lo que hay que evaluar la ingesta de carbohidratos, proteínas y grasas, y no pretender que una pastilla sea la solución al problema.

 

Fuente: AOL

Anuncios