Royalty-free Image: Toddler in bathtub playing with rubber duckies

 

La Sociedad de Medicina de Atención Crítica, laAcademia Estadounidense de Pediatría y la Sociedad Neurológica Infantil actualizaron las guías clínicas que modifican algunos criterios de muerte cerebral en bebés y niños.

 

De acuerdo con información de Reuters Health, los datos nuevos, publicados en la revista Pediatrics, señalan que para diagnosticar este tipo de fallecimiento deben coexistir el coma y la apnea.

 

“Los cambios importantes están asociados con la atención de niños con enfermedades o lesiones graves en más de 25 años. Se revisó la literatura y las recomendaciones a partir de laexperiencia“, explicó el doctor Thomas A. Nakagawa, de laEscuela de Medicina de la Wake Forest University, en Carolina del Norte.

 

“El uso de una lista de control para asegurarse de cumplir y documentar todos los pasos del examen neurológico y los estudios complementarios, es clave para garantizar que la evaluación de cada paciente sea uniforme y estandarizada”, añadió.

 

 

 

Los cambios respaldan las guías de 1987, que recomendaban la realización de dos exámenes con un período de observación. Por lo que se sugiere examinar a bebés de menos de 30 días de vida para determinar la muerte cerebral, ya que los datos poblacionales son limitados”.

 

Además, por primera vez, se pide que los exámenes neurológicos sean practicados por distintos médicos encargados de la atención de un niño.

 

Las guías determinan que “el diagnóstico de la muerte cerebral nunca debe ser apresurado ni tener prioridad sobre las necesidades del paciente o la familia. Promovemos la conversación con las familias para ayudarlas a comprender qué sucedió con su hijo y guiarlas en esa crisis”, finalizó el autor.

 

Fuente: Bienestar180

Anuncios