Royalty-free Image: Woman looking down measuring waist with measuring tape…

 

La L-Carnitina es un aminoácido que se sintetiza en el organismo a partir de los aminoácidos lisina y metionina y es necesario para la liberación de energía a partir del tejido graso.


La L-Carnitina actúa como un transportador de los ácidos grasos de cadena larga para introducirlos dentro de la mitocondria colaborando así con la oxidación de los ácidos grasos.
Si bien nuestro organismo puede sintetizar L-Carnitina en situaciones de alto consumo de energía como el embarazo y la lactancia o en situaciones de esfuerzos físicos prolongados, la necesidad de la misma, puede ser superior a lo que produce el organismo, por lo que la L-Carnitina se considera un nutriente condicionalmente esencial.

 

Entre las funciones que presenta se destaca la disminución del ácido láctico , el cual es producido y acumulado por el cuerpo durante el ejercicio y el cual puede provocar cansancio y por lo tanto un menor rendimiento en los deportistas. La suplementación de L-Carnitina por lo tanto ,aumenta la resistencia ante el agotamiento y una disminución considerable de la fatiga que se presenta luego de un período extenso de realización de ejercicio.

 

La misma es considerada benéfica en la reducción de peso ya que limita la acumulación de grasa en tejido y sangre, sobre todo cuando la cantidad de lípidos es elevada, como es el caso de las personas con diabetes o sobrepeso que requieren un mayor aporte de esa sustancia para incrementar la utilización de grasa en músculo, evitando que esta se acumule en los adipocitos.

 

Utilizada en pacientes diabéticos con sobrepeso u obesidad, en conjunto con una dieta reducida en calorías y ejercicios moderados, la L-Carnitina lleva a una mayor pérdida de peso y a la reducción en los niveles de glucosa en sangre y de presión arterial.

 

Fuente: Consejos de Nutrición

Anuncios