High-Res Stock Photography: Junk Food

 

Un estudio determinó que la tendencia a comer alimentos que engordan podría venir impresa en los genes. Sentirse atraído hacia los alimentos que más engordan es debido posiblemente a una variante genética que lleva al individuo a consumir más calorías, según una investigación de la Universidad de Dundee en Escocia. Según los investigadores, el 63% de la población tiene esta variante, con la cual consumen en promedio unas 100 calorías adicionales en cada comida.

El estudio, publicado en New England Journal of Medicine analizó los hábitos alimenticios de 100 niños escolares de entre 4 y 10 años, según informa la BBC.

Descubrió que los niños con la variante del gen FTO, recientemente vinculado a la obesidad, elegían siempre los alimentos con más azúcar y grasas.

“La obesidad vinculada a este gen puede ser modificada con un control dietético cuidadoso”, explicó el profesor Colin Palmer, director del estudio. Los individuos que tienen una copia del gen tienen aproximadamente 30% más riesgo de obesidad y los que tienen dos copias tienen 70% más riesgo del trastorno.

Según el científico, el estudio confirma la idea de que las crecientes tasas de obesidad infantil en el mundo están estrechamente vinculadas a la cada vez más extensa disponibilidad de alimentos basura, baratos y llenos de calorías . Para la gente que tiene la variante del gen, dijo, esa tentación simplemente es muy difícil de resistir.

Fuente: Derf

Anuncios