Royalty-free Image: young couple sharing intimate moment

 

Científicos canadienses hallaron la zona cerebral en la que está el amor, sostienen que funciona como las adicciones

 
Mucho se ha escrito y dicho sobre el amor. La cantidad de libros, cuentos, canciones y pinturas que hablan del tema alcanzan para llenar un planeta entero. Sin embargo, poco es lo que se sabía sobre por qué nos enamoramos… hasta ahora. Científicos de la Universidad de Concordia, de Canadá, aseguraron haber hallado el lugar exacto del cerebro en el que se ubica el amor y sostuvieron que estaría vinculado con la zona donde se origina el deseo sexual, aunque una cosa y la otra están separadas. Una conclusión sorprendente a la que llegó el grupo de científicos internacionales es que el amor opera en la misma zona cerebral que la adicción a las drogas.

Una serie de investigaciones anteriores ya habían demostrado que las emociones se originan en el sistema límbico, un conjunto de estructuras que incluyen el hipocampo y la amígdala cerebral. Gracias a ese descubrimiento, los estudiosos pudieron determinar que esa región controla funciones como la atención, el estado de ánimo, la memoria, las emociones, el placer y las adicciones. Los nuevos estudios explicaron que ese sentimiento complejo funciona en la ínsula, una porción de la corteza cerebral que está plegada en una zona entre el lóbulo temporal y lóbulo frontal, y el núcleo estriado, localizado en el cerebro anterior.

“Mientras el placer sexual tiene un objetivo muy específico, el amor es más abstracto y complejo y por lo tanto menos dependiente de la presencia física de otra persona”, explicó el profesor Jim Pfaus, quien dirigió el estudio. “El amor es un hábito que se forma con el deseo sexual y que recompensa a ese deseo. En el cerebro funciona igual a cuando la gente se vuelve adicta a la droga”, agregó.

Fuente: Derf
Anuncios