High-Res Stock Photography: woman leaning against wall in darkened room

 

En términos psicológicos, la esquiofobia se define como un persistente, anormal e injustificado miedo a las sombras. Se origina principalmente durante la niñez, cuando se suele tener miedo a la oscuridad o a la noche. En la vida adulta, esta fobia puede llegar a incapacitar a quien la padece y a ocasionarle numerosos problemas emocionales.

 

Las sombras ocupan una parte de nuestros temores desde que somos niños, y a muchas personas este miedo no las abandona nunca, incluso en la edad adulta.

 

Esta creencia o temor viene de tiempos muy remotos, tanto la presencia como la ausencia de sombras se relacionan con diferentes ritos y creencias, paganos o religiosos.

 

Desde el punto de vista antropológico, por ejemplo, se creía que el alma (conectada a la sombra) podía abandonar el cuerpo y marchar hacia la otra vida; muchos temían que un ser extraño, como un vampiro o un fantasma, se adueñara de la sombra y, por lo tanto, del alma.

 

Los psicólogos consideran que en la mayoría de los casos de fobia, la amenaza es irreal. Sin embargo, lo que sí son muy reales son el malestar y la sensación de angustia e intranquilidad que causan a quien la padece.

 

Aunque la aparición de una fobia puede variar en cada persona, se sabe que pueden deberse a determinados problemas conductuales más graves. Los especialistas proponen que algunas fobias se aprenden y se asocian a alguna experiencia pasada que dejó una profunda huella en la mente de quien la padece.

 

Hay otra idea que propone que las fobias son la expresión de algo que el inconsciente no puede manejar de otra forma. La buena noticia es que casi todas las fobias tienen cura. Todo depende de que quien la padezca reconozca que tiene el problema y tenga verdaderamente el deseo de curarse.

 

Esto es más complicado de lo que parece porque muchas veces, como parte de la defensa que se forma la persona a nivel psicológico, tal es el caso de la negación.

 

En este sentido, existen miedos como la esquiofobia que implican situaciones y reacciones que rebasan a la persona, por lo que entonces es aconsejable buscar ayuda profesional.

 

Fuente: EnForma180

Anuncios