Royalty-free Image: young mother breast feeding her baby boy

 

La leche de una mujer que está amamantando podría usarse para predecir su riesgo de desarrollar cáncer de mama.

 

Las células de la leche materna pueden estudiarse fácilmente para determinar si contienen ciertos genes relacionados con el cáncer de mama.

Se espera que en unos años, las mujeres que den a luz en hospitales, puedan someter su leche a dichos estudios. Ya que el 80 por ciento de las mujeres tienen hijos, los investigadores piensan que la leche materna podría representar una manera fácil y barata para medir su riesgo de desarrollar cáncer de mama.

Una de cada ocho mujeres desarrollará cáncer de mama en algún momento de su vida y la incidencia de esta patología se ha incrementado en un 50 por ciento en los últimos 25 años.

Si bien el cáncer de mama es más común en mujeres mayores de 50 años de edad, uno de cada cinco casos ocurre en mujeres más jóvenes. Sin embargo, no existen estudios de tamizaje para establecer un diagnóstico en estas mujeres porque las mastografías no siempre detectan tumores en mujeres jóvenes, especialmente si están amamantando.

Investigadores en los Estados Unidos recolectaron muestras de leche de 250 mujeres que fueron sometidas a una biopsia para diagnosticar cáncer de mama. Los científicos estudiaron el ADN de la leche para averiguar que genes se encontraban alterados. El estudio encontró que las mujeres cuyas biopsias sugerían que tenían cáncer de mama, también presentaron signos de la enfermedad en las células de su leche. De ahí que se dedujo la posibilidad de usar las células presentes en la leche materna para predecir el riesgo de una mujer de desarrollar cáncer de mama.

Lo que es espera es poder determinar el riesgo de una mujer de presentar cáncer de mama con una pequeña muestra de calostro, que es la leche que se produce en la última etapa del embarazo. Se espera que este estudio sea  barato, sencillo, no invasivo y preciso.

El cáncer de mama representa la primera causa de muerte por tumor maligno en la mujer mexicana y este tipo de estudio representa una gran esperanza para poder determinar el riesgo real de una mujer de padecerlo.

Una mujer que ya ha sido diagnosticada con cáncer de mama, puede conocer la severidad del mismo con estudios genéticos.

 

Fuente: Cuida tu salud con Diane

Anuncios