High-Res Stock Photography: Woman in lingerie

 

El sexo es una de las cosas más bellas que tenemos los seres humanos pero también encierra miles de miedos, inseguridades, vergüenzas

 
Cada cultura, cada época, cada persona tiene sus propios fantasmas. ¿Por qué? Es hora de terminar con todo eso y dedicarte a gozar de la vida. Deja atrás esos tabúes y comienza a experimentar un sexo libre, alegre y puro.

Para ayudarte, te contamos aquí cuáles son los tabúes sexuales más habituales.

Todo es normal. Mucha gente piensa que debe ser depravada si tiene ciertos deseos o si imagina fantasías audaces. No te preocupes: en el sexo, todo es normal, todo vale, todo está bien, siempre y cuando no se dañe a nadie y te haga sentir placer. Libérate y amígate con tus deseos.

Sexo sin amor. El sexo casual es sexo, y el sexo y magnífico. Así de claro. No existe ningún motivo por el cual no deberías acostarte con ese chico que tanto te gusta y pasar un rato agradable con él. Sólo hay una regla: cuídate.

Te gusta el sexo. Muchos temen asegurar frente a otras personas que les gusta el sexo. De hecho, son pocos los que hablan sobre el sexo con naturalidad. Si es parte de la vida diaria de todas las personas, ¿por qué no se puede hablar del sexo y decir que a uno le gusta?

Sexo maduro. Hay personas que creen que al haber llegado a una cierta edad, sobre todo si son solteras, ya no es adecuado tener relaciones sexuales. ¿Por qué? La madurez debería ser una etapa para disfrutar más y comenzar a cosechar todo el esfuerzo y energía que sembramos a lo largo de la vida.

La masturbación. Este es uno de los tabúes más extendidos. Si nos guiáramos por lo que la gente dice y opina sobre la masturbación, ésta no existiría. Aparentemente nadie se masturba. Sin embargo, puertas adentro, es una práctica habitual del común de las personas. Darse placer a sí mismo es una forma de cuidarse.

Fetiches. Todos tenemos objetos o cosas que nos estimulan más que otras. Algunos se sienten atraídos por el cuero, el latex, los pies, el cabello… Todo vale: si te excita está bien.

Juguetes sexuales. Los juguetes sexuales son amigos íntimos. Algunos creen que el placer sólo debe darlo la persona con la que comparten la cama y que estos “aliados” son propios de los perversos o de los viciosos. Gran error: piensa que todo lo que aumente el placer, que te haga divertir, que te excite y que colabore para que ese momento sea mejor, está bien.

Fuente: Derf
Anuncios