High-Res Stock Photography: Mother and daughter practicing yoga in the…

 

Los niños siempre están jugando, moviéndose y descubren cosas nuevas todos los días.

A medida que van creciendo, pueden padecer de estrés lo mismo que los adultos por diferentes situaciones tales como la separación de sus padres, problemas escolares o familiares.

Es conveniente enseñarles algunas técnicas de relajación mental para niños, que aunque no las pongan en práctica, les brindaremos las herramientas que necesitan para relajarse ante situaciones estresantes.

Es fundamental no obligar al niño a hacer estos ejercicios de relajación, sino que deberán motivarlos e incentivarlos, jamás presionarlos. La relajación es una práctica voluntaria.

Es importante que los padres o quien le enseña estos ejercicios de relajación también estén relajados.

Respiración:

Le pedimos al niño que se siente en una silla con la espalda recta. Que respire lento y tranquilo y preste especial atención a su respiración.

Que cierre los ojos y visualice el recorrido del aire en el interior delcuerpo, como entra y sale. Debe respirar cada vez más profundo y terminar con tres inspiraciones profundas, exhalando muy lentamente.

Sonidos:

Pedirle al niño que se siente muy cómodo en una silla con los pies en el suelo, que cierre los ojos y se concentre en todos los ruidos que escuche; el ladrido de un perro, un auto que pasa, etc.

Lentamente debe comenzar a escuchar los ruidos de su interior, concentrándose en su cuerpo.

Puede que escuche un silbido o zumbido grave, o quizás escuche su corazón, luego de esto vuelve a concentrarse en los ruidos de afuera y termina el ejercicio.

Una vez que el niño se encuentra relajado, le pedimos que repita, con cada inspiración algún deseo que tenga. De la misma forma, debe expresar algo que no quiera cuando exhala el aire.

Esto será una excelente manera de aliviar la angustia y la ansiedad.

 

Fuente: Crecer o Perecer

Anuncios