belleza, estética, tratamientos

Es uno de los temas que más asusta a la mujer. La mayoría llega a la consulta médica con gran preocupación y, en general, luego de hacer varios intentos fallidos por mejorarla. La pregunta se repite: ¿tiene solución?

Para abordar este tema hay que saber que la celulitis es el cúmulo de tejido adiposo en determinadas zonas del cuerpo que forman nódulos adiposos de grasa, agua ytoxinas.

 

Existen distintos grados de celulitis: celulitis blanda, celulitis dura y – la más conocida – la celulitis esclerótica o piel de naranja. Este cuadro es el resultado de una alteración de la circulación de la capa grasa de la piel (hipodermis): el tejido graso crece y las paredes laterales se engrosan formando hoyuelos. Una vez instalada la celulitis lo que debemos hacer es mejorar todos los nutrientes del tejido afectado para que ésta disminuya.

 

En el Departamento de Docencia e Investigación de la Fundación Flebológica Argentina hemos comprobado que para lograr un tratamiento exitoso es necesario adecuarlo al grado y tipo de celulitis que presente cada paciente.

 

Hoy la medicina cuenta con la más avanzada tecnología: en primer lugar la aparatología fisiátrica mediante la que se trata toda la insuficiencia circulatoria que hay de base, estimulando no solo la microcirculación de las células subcutáneas, sino también estimulando la lipólisis y logrando que el tratamiento se complete con la modelación corporal.

 

Otro equipo que complementa el tratamiento de la celulitis es la radiofrecuencia, que  consiste en aplicar energía a través de la superficie de la piel, generando un aumento de temperatura en la dermis con acortamiento de las fibras de colágeno. Se eleva, también, la temperatura de los fibroblastos, las células encargadas de fabricar el colágeno que, estimulados por este calor, generan nuevo colágeno remodelando los tejidos. Se activa la circulación de la zona a tratar, el sistema linfático y el sistema arteriovenoso, aumentando el drenaje linfático y la vascularización.

 

El objetivo del tratamiento es la prevención y la corrección para provocar efecto tensor visible desde la primera sesión.

 

También se puede realizar mesoterapia, que consiste en la aplicación local de medicamentos, de tal modo que su acción se hace directa y casi exclusivamente en la zona a tratar. Esto aumenta su eficacia y rapidez de acción al minimizar el largo trayecto que los fármacos seguirían si fuesen administrados por vía general y reducen,  al mismo tiempo, los efectos secundarios que pudiesen aparecer.

 

La mesoterapia es una técnica de administración de medicamentos dinámica, es decir, la medicación está en relación al paciente y no el paciente en relación a la medicación.

 

La incorporación más novedosa es la ultracavitación o cavitación de alta frecuencia, que permite disminuir hasta dos centímetros de volumen corporal por sesión. Es el método más innovador en medicina estética. Una vez terminada la sesión, que no requiere de ningún tipo de anestésico, se pueden retomar las actividades. Este tratamiento está indicado para aquellas pacientes que tienen adiposidad localizada en zona bitrocantereas, abdomen y subglúteos.

 

Frente a todo este abanico de posibilidades, lo más importante para que el tratamiento sea exitoso es la consulta médica: esta permitirá realizar el diagnóstico preciso e indicar la combinación de tratamientos adecuados para cada paciente en particular, así como el seguimiento médico y nutricional constante.

 

Fuente: EntreMujeres

Anuncios