Royalty-free Image: Mature woman and son portrait

 

Para ningún padre es fácil admitir que su hijo o hija es homosexual; sin embargo, se puede llegar a entender y aceptar la elección sexual, gracias al amor y la información, que ayudan a eliminar los mitos y prejuicios.

 

De acuerdo con la psicóloga chilena Amorina Calello, la negación, el rechazo y el bloqueo son los primeros sentimientos que acompañan a los padres cuando se enteran de que su hijo o hija es homosexual, transexual o transgénero.

 

Por eso, lo primero que los progenitores deben considerar, tras el impacto inicial, es que revelar esa realidad no es una tarea fácil.

 

Dado que el proceso de confesión, aceptación o rechazo no es instantáneo, la especialista recomienda a los hijos no esperar respuestas inmediatas y tener paciencia.

 

 

La homosexualidad no es una enfermedad

Uno de los mitos a los que se enfrentan los padres en relación con la homosexualidad, es que estás personas están enfermas y son más promiscuas, por lo que fácilmente pueden contagiarse de Sida; sin embargo, los especialistas descartan estas ideas.

 

Algunas veces los progenitores pueden experimentar el sentimiento de culpa, debido a que es parte del proceso normal de “duelo” ocasionado por la ruptura de la imagen idealizada y tradicional que se forma respecto a los hijos y su futuro.

 

Estudios recientes confirman que la identidad sexual se genera en la biología de cada ser humano antes del nacimiento, se crea de una variación en los cromosomas y está vinculada a los genes.

 

¿Necesitas ayuda?

Cuando ha transcurrido mucho tiempo desde que los padres se enteran de la identidad sexual de sus hijos y aún no logran entenderlo, los expertos recomiendan acudir a terapia para iniciar un proceso de aceptación y respeto.

 

Un estudio de la Universidad de San Francisco alertó sobre el aumento de suicidios y depresiones en jóvenes homosexuales rechazados por sus progenitores.

 

Fuente: Sexualidad180

Anuncios