High-Res Stock Photography: Woman wearing shorts on highway low section

 

Las várices son el indicio de que existe un problema de circulación sanguínea, que de no atenderse a tiempo puede alcanzar niveles de complicación que pondrían en riesgo hasta la vida.

La doctora María Isabel Guevara, médica angióloga y especialista en cirugía vascular, explica que estas pequeñas marcas que aparecen comúnmente en las zonas de los tobillos, los muslos y la parte posterior de las rodillas, son el resultado de que las válvulas del interior de la vena no funcionen adecuadamente y producen un aumento en su presión que finalmente causa unacirculación deficiente.

 

Si has experimentado cansancio, pesadez en las piernas, comezón, adormecimiento, dolor e hinchazón, es preciso que acudas al médico, sobre todo si a ello se aúna el hecho de que tengas una vida sedentaria, que pases largos periodos sentada o parada y si tieneslesiones osteoarticulares, como puede ser el pie plano, ya que es un condicionante que afecta la circulación.

 

La especialista comenta que una vez que se presentaron y se han diagnosticado, se tienen que tratar con la finalidad de evitar se conviertan en un problema mayor, para esto ella comparte 7 sencillas y prácticas recomendaciones, además de recibir atención médica:
1. Evitar la vida sedentaria.
2. Mantener el peso ideal.
3. Ejercicio aeróbico de 30 minutos diarios, no de alto impacto, no correr, ni tampoco levantar pesas.
4. Practicar la natación.
5. Uso de medias elásticas de comprensión de acuerdo al grado de enfermedad.
6. Consumir alimentos ricos en vitamina C, ya que fortalece la pared de la vena.
7. Humectar las piernas en el sentido de la circulación.
Además de estas medidas, existen tratamientos vasculares que ayudan a combatir las várices.

 

Si la actividad laboral implica tener que estar muchas horas de pie o sentada, una buena medida es hacer el ejercicio de ‘punta-talón’ para estimular la circulación, subir por unos minutos las piernas a un banco o una silla ayudará a mejorar la irrigación sanguínea y por ende, que las piernas reciban el tan anhelado descanso.

Para finalizar la especialista afirma: “Si vemos una venita podemos pensar que es algo normal, pero el cuerpo ya dio una señal y avisa que hay un problema al que hay que darle solución”.

 

Fuente: Salud180

Anuncios