Royalty-free Image: Vicious Black Dog

 

No existe una cura o tratamiento eficaz para la rabia canina, por lo cual el deceso del animal es inevitable, el trabajo más importante se realiza sobre la prevención.

Hace más de 125 años se descubrió una vacuna efectiva contra la rabia.

¿Por qué actualmente causa millones de víctimas y muertes en países en desarrollo?.

Aunque en muchas partes del mundo desarrollado la rabia ha sido erradicada, en el mundo en desarrollo sigue siendo muy prevalente y origina unas 55.000 muertes cada año.

Se cuenta actualmente con una vacuna efectiva para la rabia y desde hace más de 125 años se ha vacunado a las poblaciones.

¿Por qué no ha sido posible eliminarla del mundo en desarrollo?.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), la infección, que se transmite de animales a humanos, sigue aún presente en más de 150 países, incluida toda América Latina y el Caribe.

Unos 15 millones de personas precisan ser vacunadas cada año por la infección.

La enfermedad es originada por un virus que se propaga en la saliva de los animales, especialmente perros.

Hasta antes de 1885, cuando Louis Pasteur desarrolló la vacuna contra la rabia, todos los casos de la infección en humanos eran mortales.

Los perros son una fuente importante del virus de rabia, llamado Lyssavirus, pero los murciélagos contagiados presentan también un problema grave de contagio humano, especialmente en las comunidades más remotas y pobres.

La rabia es considerada una de las enfermedades más olvidadas del mundo en desarrollo, que aflige desproporcionadamente a las comunidades rurales más pobres, especialmente a los niños menores de 15 años.

La enfermedad es muy infecciosa, aflige el sistema nervioso central y si no se trata de forma inmediata puede ser mortal.

A medida que la infección avanza en el sistema nervioso causa la inflamación progresiva y mortal del cerebro y la médula espinal.

En algunos casos el virus también puede originar parálisis, uno de los principales obstáculos en el control de la enfermedad es la dificultad para diagnosticarla y debe hacerse una vez que se presentan los síntomas y a menudo es demasiado tarde.

En casi 40% de los casos humanos la enfermedad sólo se confirma durante la autopsia.

El virus se transmite en la saliva y otras secreciones corporales de los animales contagiados, a menudo éstos siguen propagando la enfermedad sin presentar síntomas.

La principal estrategia para evitar los casos de rabia en humanos es la eliminación de la infección en los animales domésticos, sólo puede lograrse con una regulación estricta de la entrada de animales a un territorio.

La vacunación masiva de perros es la forma más costo-efectiva de lograr una reducción importante en el número de muertes humanas por rabia.

A pesar de esto, esos esfuerzos de prevención a menudo no son priorizados por los gobiernos nacionales ni siguiera en los países más endémicos.

Otro factor importante para mantener a un país libre de rabia son las campañas de concientización, educar a las personas para conocer los riesgos de los animales contagiados y para saber qué deben hacer si un animal mordió, arañó o lesionó a una persona.

Esto es muy importante en regiones rurales y remotas donde los casos de la infección suelen ser causados por animales silvestres, es necesario lavar inmediatamente la herida con mucha agua y jabón y buscar ayuda médica inmediata y vacunar a la persona contra la infección, ya que la vacuna es efectiva inclusive cuando la persona ya está expuesto a la enfermedad.

La rabia no puede transmitirse de una persona a otra, la única forma de prevenir esta infección en el ser humano es eliminar la enfermedad en los animales.

¿Cómo saber si nuestra mascota está infectada de rabia?. 

Los síntomas se presentan en tres etapas, en la primera notaremos un cambio de conducta en el animal, nerviosismo y ansiedad y fiebre durante dos o tres días.

En un segundo momento se presenta lo que se conoce como la “fase furiosa”, donde el perro demostrará una irritabilidad e hipersensibilidad. Tratará morder todo lo que encuentra a su alrededor, es la etapa más peligrosa para el contagio.

La última etapa, es la fase paralítica. El perro no puede moverse y tendrá una dificultad notoria para tragar. La muerte podrá producirse despues de esta etapa o de la anterior.

 

Fuente: Crecer o Perecer

Anuncios