Si tienes una hamaca y sólo la usas para tomar la siesta… ¡la estas desaprovechando! Debes saber que existe toda una práctica ancestral llamada “Hamaca-sutra” que te brinda la oportunidad de experimentar el verdadero placer del amor en un pedazo de tejido colgado por las dos puntas.. Dicen los que han probado esta “disciplina” que hay más de 60 formas de hacer el amor. ¿Te animas a comprobarlo?

Hay quien ha escrito hasta un manual teórico y práctico sobre el tema, como el filósofo y politólogo venezolano Carlos Torrealba. Para este polifacético autor, “la hamaca es la cuna para el latinoamericano. Es su sala de parto, su cuna, donde hacemos el amor, es la mortaja. Es un elemento fundamental, aunque no lo veamos”.

La sexualidad es el primer lenguaje, es el tacto y la piel, argumenta Torrealba. “Si no nos comprendemos a nosotros mismos desde ese punto, todos los esfuerzo serán en vano”, acota.

De acuerdo con Torrealba, incluso en zonas urbanas el impacto de la hamaca es notable. Cifras recogidas a través de estudios académicos señalarían que en Caracas, por ejemplo, más de 30% de casas y apartamentos tiene una hamaca colgada en el patio o el balcón, y “más de la mitad lo usa ocasionalmente” en el acto sexual.

El secreto está en que la hamaca “tiene más capacidad de movimiento. Es de mucha sexualidad y mucha piel”, señala. “Lahamaca tiene un mundo de posibilidades. Te puedes agarrar de cualquier parte, con los pies y con las manos. Y es anatómica: da igual si eres gordo, flaco o estás bien dotado”, explica.
En una entrevista concedida a BBC Mundo, el escritor venezolano explicaba que a través de la observación, entrevistas y experiencias propias, llegó a recopilar más de 60 posiciones completas con detalles, como ventajas y desventajas, comodidad, nivel de manipulación y de penetración y recomendaciones acerca de cómo colgar la hamaca para lograr los mejores resultados.

“Yo estudié el Kama-Sutra…Y hay algunas posiciones que son para atletas también en la versión hamaca“, reconoce el autor. Esto significa que ningún territorio está vedado. Finalmente, Torrealba sentencia que en el “Hamaca-sutra, el tamaño sí importa: el tamaño del amor, del deseo, de la imaginación”. Ahora ya sabes cómo sacarle provecho a tu hamaca.

Fuente: Sexualidad180

Anuncios