Retener líquidos es una molestia que a nadie le gusta enfrentar. Para combatirla existe una serie de remedios naturales que pueden ayudarnos. Es importante conocerlos, pero antes de ingerirlos es básico distinguir qué ocasiona el problema en cuestión

Hay varias razones por las que hombres y mujeres de cualquier edad pueden retener líquidos, problema que habitualmente se manifiesta en brazos, piernas y el rostro. Dentro de los motivos orgánicos encontramos padecimientos del hígado, del riñón y del corazón en ambos sexos, y en las mujeres de tipo endócrino (hormonales), es decir las alteraciones presentadas durante el embarazo, los periodos menstruales e intermenstruales, anormalidades en los ovarios o la hipófisis, etcétera.

Otro factor orgánico es la desnutrición por falta de proteínas. Y es que usualmente hay una determinada cantidad de éstas circulando en la sangre, pero si una persona carece de la nutrición adecuada obviamente no posee la suficiente concentración de dichas sustancias y ello propicia que el líquido que normalmente circula por los vasos sanguíneos salga hacia el espacio que hay entre las células, provocando hinchazón en ciertas áreas del cuerpo.

Dentro de los promotores no orgánicos que favorecen la acumulación hídrica está la ingesta de ciertos medicamentos, sobre todo los derivados de la cortisona, además de fármacos antiinflamatorios y anticonceptivos. El sedentarismo, el estrés y la alimentación marcada por el consumo excesivo de sal, así como el calor, son otras de las cuestiones que pueden generar la retención.

Existe una serie de sustancias diuréticas que suelen combatir este problema, pero deben utilizarse en casos muy específicos y siempre bajo la prescripción y vigilancia de un especialista. Pero en casos como las fluctuaciones hormonales de la menstruación lo común es que los doctores no receten un medicamento -salvo excepciones. En esta y otras situaciones, existe la posibilidad de apoyarse en alternativas naturales.

ALTERNATIVAS DE LA NATURALEZA

Antes de hablar de los principales diuréticos naturales, es preciso mencionar que cuando alguien acumula líquidos (sin un motivo evidente como la menstruación o el embarazo) es fundamental que acuda a revisión médica para determinar el cimiento de su malestar y cuál es el mejor tratamiento a seguir, ya que ingerir diuréticos seguramente será de ayuda, pero atacará solamente ese síntoma, dejando sin resolver la raíz del conflicto.

Entre los diuréticos naturales más utilizados para evitar la retención hídrica se encuentran los siguientes:

-El agua de jamaica natural.

-La infusión hecha con palo azul, pelos de elote, mazorcas de maíz, pingüica, gobernadora, perejil, diente de león, y más.

-El té verde.

Por otra parte el consumo de algunas frutas y verduras (en su estado natural) contribuye a combatir la retención:

-Alfalfa.

-Pepino.

-Espárragos.

-Alcachofa.

-Tomate.

-Sandía.

-Apio.

-Piña (en rebanadas y/o preparar agua con su cáscara).

-Perejil

Estas hierbas y vegetales contienen una sustancia que favorece a la formación de la orina, y como el riñón es el órgano que tenemos para regular o equilibrar los líquidos del organismo, una sustancia diurética lo fuerza al riñón a elaborar más deshecho y con ello libera más agua.

Lo indispensable es establecer primeramente la causa de la retención, porque al tomar los diuréticos podría enmascarar un problema más serio, como insuficiencia renal, entre otros.

NO TODOS SON INOFENSIVOS

Una vez que se ha detectado CON UN MEDICO con exactitud el porqué de la acumulación de líquidos, será posible determinar si es más recomendable apoyarse en algún diurético natural o si es necesario que se prescriba un tratamiento farmacológico.

Cabe señalar que no todas las alternativas naturales son aptas para cualquier persona; dependiendo de la situación o el cuerpo de cada uno, consumir ciertas hierbas podría ser peligroso. Por ejemplo el té verde no es una buena opción para los individuos sensibles a la cafeína. De ahí que sea básico consultar al médico antes de preparar cualquier infusión. En cambio, hay algunas medidas preventivas que todos podemos tomar en cuenta:

-Disminuir el consumo de sal.

-Aumentar la actividad física, ya que ello genera una mejoría del flujo sanguíneo en el sistema circulatorio y cardiovascular. Cualquier ejercicio es bueno pero se recomienda especialmente nadar. “Es una manera divertida de combatir la retención debido a la presión ejercida por el agua y el movimiento”, apunta Gómez.

-Evitar el abuso del alcohol, pues aunque su efecto inicial es diurético se van perdiendo muchas sales a través de la orina y luego deberán reponerse, ocasionando una retención.

Recuerda que si tu cuerpo está acumulando líquidos puede ser un aviso que le envía tu organismo para indicarte que algo no funciona como debería. No lo desestimes y acude cuanto antes a revisión médica.

Feliz día!

Anuncios