Las grandes diferencias entre lo que siente un hombre y una mujer frente a la misma experiencia, son la clave para entender por qué nos debe importar tener una buena imagen de nuestro cuerpo.

Algunos expertos definen la autoestima como el sistema inmunológico de la mente ya que funciona como una barrera frente a las agresiones psicológicas.

La lista virus mentales nocivos para nuestra psique de los cuales nos protege un nivel saludable de autoestima, es larga y en ella se incluyen las críticas destructivas.

A la lista de desórdenes, hay que agregar otro problema, tan frecuente como desalentador, el de la insatisfacción sexual, según se desprende de una trabajo de investigadores de la Facultad Bloomberg de Salud Pública de la Universidad Johns Hopkins en EU.

Esta investigación respalda que una buena autoestima, permite “sentirnos dignos de ser amados”.

Los investigadores analizaron los datos de más de 3 mil 200 mujeres y hombres de entre 18 y 26 años de edad, que mantenían relaciones heterosexuales de más de tres meses de duración, para comprobar la relación entre la autoestima, la autonomía y la empatía.

Empatía entre las sábanas

La empatía, o capacidad de “asumir la perspectiva del otro”, se asoció con el placer sexual tanto en las mujeres como en los varones, mientras que la empatía, la autonomía y la autoestima parecían contribuir al placer femenino.

Los hombres parecen necesitar sólo la empatía para aumentar su satisfacción sexual, pero las mujeres necesitan la autoestima y la autonomía. La autoestima también juega un papel importante en el inicio sexual de las personas, por las consecuencias que tiene sobre la auto-valoración de quienes la mantienen.

Las mujeres y los varones reaccionan de modo diferente ante su primera relación sexual: en ellas reduce su confianza y seguridad en sí mismas, mientras que en ellos se eleva considerablemente.

El poder de los tabúes culturales

La investigación mostró que los hombres se sentían seguros con su apariencia tras su primera relación, y que las mujeres estaban menos satisfechas con su imagen corporal.

¿Por qué una misma experiencia puede generar reacciones tan opuestas? Algunos expertos opinan que este fenómeno puede enraizarse en una visión cultural en muchos países, según la cual con su primera relación sexual el varón “gana”, porque la experiencia tiene un valor en sí misma, mientras que la mujer “pierde”, la virginidad.

“Es llamativo que la imagen de sí mismas decaiga después de tener sexo. Si la mayoría de las mujeres se sienten mal luego de su primera experiencia sexual, eso está diciendo algo sobre el desarrollo de una sexualidad saludable y de la autoestima”, señaló Eva S. Lefkowitz, profesora de Desarrollo Humano y Estudio Familiares de la Universidad de Pensilvania.

Por ello la doctora Sara Vasilenko, afirmó que una aplicación práctica de su estudio son los programas de educación sexual, que deberían tratar de generar en chicas y chicos un sentimiento positivo sobre su imagen corporal y ayudar a ellas a tener una imagen positiva acerca de sí mismas, y a ellos a hallar un sentimiento de masculinidad sin incurrir en conductas sexualmente arriesgadas.

Fuente: Publimetro

Anuncios