Los problemas de memoria relacionados con la edad ocurren debido a declives en las redes neurales de cierta área del cerebro, pero el problema podría ser reversible, sugiere un estudio reciente con animales.

Investigadores de la Universidad de Yale hallaron que las redes neurales de la corteza prefrontal de animales de laboratorio de edad avanzada tienen conexiones más débiles y se activan con menos potencia que en animales más jóvenes.

La corteza prefrontal es responsable de las funciones cognitivas y ejecutivas superiores, que incluyen la memoria de trabajo. La memoria de trabajo, la base del pensamiento abstracto y el razonamiento, permite a los humanos recordar información, como por ejemplo dónde han dejado las llaves del coche.

Los investigadores también hallaron que ciertos compuestos, como uno usado en un fármaco que se ha aprobado para tratar la hipertensión en adultos, ayudaban a mejorar las tasas de activación neuronal de la corteza prefrontal en los animales mayores, según el informe que aparece en la edición del 27 de julio de la revista Nature.

“Los déficits cognitivos relacionados con la edad pueden tener un impacto grave en nuestras vidas en la ‘era de la información’, ya que la gente con frecuencia necesita sus funciones cognitivas superiores para satisfacer necesidades básicas, como pagar las cuentas o acceder a atención médica”, comentó en un comunicado de prensa de la Yale la autora del estudio Amy Arnsten, profesora de neurobiología y psicología, y miembro del Instituto Kavli de Neurociencias. “Esas capacidades son esenciales para mantener carreras profesionales demandantes y poder vivir independientemente a medida que envejecemos”.

Los investigadores señalan que los estudios con animales con frecuencia no producen resultados ni beneficios similares en humanos.

Fuente: Hola Doctor

Anuncios