La mejor manera de evitar las resacas es no excederse con el alcohol. Aunque este consejo no le servirá de consuelo si esta ahora sufriendo las agonías de un martillante dolor de cabeza, garganta seca y náuseas. Si sabe que ha bebido demasiado, puede prevenir la resaca bebiendo por lo menos un litro de agua antes de acostarse, lo que equivale a 4 vasos.  De esta manera contribuirá a eliminar las toxinas del cuerpo. Los refrescos con gas de cola pueden aliviar el dolor de cabeza, ya que alcalinizan el ácido del estómago.

Después de beber mucho alcohol, los huevos han sido siempre un remedio casero para combatir la resaca. De hecho, ahora se sabe que los huevos contienen una sustancia química que neutraliza los efectos del alcohol. Después de todo, ¡parece que el desayuno con “huevos fritos” al día siguiente tiene su razón de ser!

Si siente náuseas o molestias en el estómago, ralle jengibre fresco en una taza con agua caliente y bébase la infusión a pequeños sorbos. La infusión de jengibre también calma el estómago y tiene un sabor delicioso. Otro de los mejores remedios herbales para curar una resaca es preparar una infusión de menta y miel, lo que aliviará el dolor de cabeza, a la vez que activará el proceso de rehidratación.

Reponga la vitamina C perdida tomando un vaso de jugo de naranjas recién exprimidas, al que puede añadir una cucharita de jugo de limón y una pizca de comino. Este remedio lo revitalizará.

En cuanto pueda volver a mirar la comida, un buen caldo vegetal con un elevado contenido de magnesio y otros minerales, le ayudará a reponer el líquido y los minerales perdidos. Para la preparación del caldo vegetal utilice apio, calabacín, remolacha y zanahorias. Evite las verduras ricas en azufre como coliflor, brócoli o las cebollas. Y para restablecer la flora intestinal con bacterias benéficas, ¡tome mucho yogurt!

Dra. Samar Yorde

Anuncios