¡Saludos a todos!

Aunque las quemaduras de segundo y tercer grado precisan asistencia clínica, las quemaduras de primer grado suelen ser superficiales y pueden curarse en casa. Lo primero que debe hacerse con una quemadura es enfriarla con agua corriente bien fría  durante por lo menos cinco minutos, de esta manera reducirá el calor y el dolor. Si tienes vinagre de manzana, puedes enfriar la zona con un chorro y después asegurarse de que la persona se encuentre bien hidratada.

Como remedio casero para las quemaduras, el yogur natural aplicado tiene un efecto refrescante, aunque también puedes aplicar un cataplasma hecho de yogur y miel. Cuando hablo de cataplasma, me refiero a cualquier preparado de aplicación externa, de consistencia blanda y húmeda que se coloca en una compresa o paño limpio, sobre alguna parte del cuerpo y que sirve como calmante.

Otra opción puede ser aplicar pepino machacado y luego mezclado con glicerina, ya que también constituye un bálsamo de propiedades muy hidratantes. Por último, tomar una infusión de toronjil alivia el dolor y tiene además un efecto tranquilizante.

Si usted presenta escaldaduras, el aceite de oliva proporciona un alivio inmediato, a la vez que acelera la curación evitando además la aparición de molestas ampollas y cicatrices. Si tiene a la mano aceites esenciales de lavanda o menta, añádalos al aceite de oliva para aliviar la picazón alrededor de la herida.

Dra. Samar Yorde

Anuncios