Para: Revista Tendencia. Sección: Salud. Artículo Nº: 2

“COMO CURAR A LA PRINCESA”

Los dos tipos más comunes de trastornos alimenticios son la anorexia nerviosa y la bulimia nerviosa. La persona anoréxica tiene mucho miedo de engordar, por lo que  asume una imagen distorsionada de las dimensiones y la forma de su cuerpo, manteniendo un peso corporal por debajo de lo normal. La persona bulímica come grandes cantidades de comida de golpe y suelen hacerlo a escondidas, llegándose a sentir incapaz de dejar de comer, recurriendo después a los vómitos forzados, los laxantes o el ejercicio físico excesivo, para evitar subir de peso. Generalmente tienen  un peso normal o un poco excedido.

El perfil de las victimas es sexo femenino, con edad entre 14 a 18 años, aunque los estudios sitúan entre los 12 y los 25 años, las edades en las que pueden aparecer los trastornos de la alimentación. Clase social: media-alta. Estos han sido, tradicionalmente, tres de los rasgos más comunes entre las anoréxicas. Hoy, los trastornos de la alimentación se han saltado las barreras sociales e, incluso, las fronteras de la adolescencia.

Las adolescentes son más vulnerables a padecer trastornos alimenticios debido a que se encuentran en una etapa donde existe una gran sensibilidad a la opinión de los demás, una cierta inseguridad respecto a lo que les gusta y lo que quieren, cambios físicos y emocionales que las hacen dudar de su aspecto, lo que las lleva a seguir las modas. Además, tienen más tiempo libre para consumir mucha televisión y ser el blanco favorito de la publicidad!

Prácticamente todo el mundo tiene algún motivo de queja relacionado con su cuerpo, algún rasgo o alguna parte que le resulta desagradable y trata de disimular. Esto no es nada patológico. Al contrario, una de las mejores cosas que podemos hacer para mejorar nuestro aspecto es conocer nuestros defectos y tratar de que no se noten demasiado, a la vez que conocemos nuestros puntos fuertes y sabemos resaltarlos.

Sugerencias para sentirnos bien con nuestro propio cuerpo:

  • Deben fijar el objetivo de tener un peso saludable, perdiendo peso gradualmente (1kg por semana). No hagan dietas de moda. Hablen con su médico sobre el mejor plan con el que puedan perder peso.
  • Sean activas. Hagan ejercicio físico durante al menos 60 minutos casi todos los días de la semana. El ejercicio regular es muy importante en el control del peso y tiene muchos otros beneficios para la salud.
    Algunos ejemplos serían caminar, trotar, nadar, patinar, andar en bicicleta, bailar y hacer entrenamiento con pesas.
  • Aliméntense bien! Coman porciones más pequeñas, consuman alimentos con menos grasa y calorías, coman muchas frutas, verduras y granos enteros. Traten de comer cinco raciones de alimentos saludables todos los días. Elijan alimentos bajos en grasas saturadas y consuma menos alimentos con alto contenido de azúcar o sal.
  • Cuando se miren al espejo, asegúrense de percibir qué es lo que les gusta de su apariencia y recuérdenselo.
  • Rompan el hábito de comparar su apariencia con la de las demás.
  • No comenten o critiquen la apariencia de las demás.
  • Aprendan a vestirte cómodamente, antes que a la moda.
  • Cuando conozcan a otros, céntrense en algo concreto al margen de su apariencia: esfuércense por ser interesantes, ingeniosas, simpáticas y una persona que sabe escuchar.
  • Huyan de aquellos medios de comunicación que les hacen sentir mal con su cuerpo y su aspecto.
  • Elogien a las personas por otras razones que no sean la apariencia física.
  • Aprendan a valorarse a sí mismas por otras cosas que no tengan que ver con  su apariencia.

samarelena@hotmail.com

Anuncios