You are currently browsing the monthly archive for septiembre 2010.


¡Evita el alcohol!

Ningún nivel de consumo de alcohol está considerado seguro durante el embarazo. Nadie ha determinado cuál es la “cantidad segura” de alcohol que se puede tomar durante el embarazo. El alcohol es una de las causas más frecuentes de anomalías congénitas mentales y físicas, y puede provocar problemas graves en un feto en proceso de desarrollo. El alcohol llega fácilmente al feto, que está mucho menos preparado que la madre para eliminarlo de su organismo. Esto significa que el feto tiende a desarrollar una concentración de alcohol en sangre elevada, que permanecerá en su organismo durante períodos de tiempo más largos que en el organismo de la madre.

¡Evita la cafeína!

Aunque muchos doctores piensan que una o dos tazas de café, té o refrescos con cafeína no le harán daño a tu bebé, el consumo alto de cafeína ha sido vinculado con abortos, por ello, es mejor limitar su consumo o cambiarlo por productos descafeinados.

¡Evita la nicotina!

Las madres fumadoras transmiten la nicotina y el monóxido de carbono a los bebés que se están formando en sus vientres. Los riesgos a que se expone el feto de una madre fumadora incluyen: parto de bebé muerto, parto prematuro, bajo peso natal, síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL), asma y otros problemas respiratorios. Si fumas, tener un bebé puede ser una motivación adicional para abandonar ese hábito. Habla con tu médico sobre las opciones disponibles para dejar de fumar.

¡Evita la Listeriosis y la Toxoplasmosis!

Cuando estás embarazada, es importante evitar las enfermedades transmitidas a través de la ingestión de alimentos contaminados. En estas enfermedades, la contaminación tiene lugar, generalmente, durante el consumo de alimentos que contienen la bacteria Listeria monocytogenes o el parásito Toxoplasma gondii. En el caso de la Toxoplasmosis, las mujeres embarazadas, además, deben evitar todo contacto con las heces de los gatos. Ambas enfermedades pueden poner en peligro la vida de tu bebé, pudiendo causar anomalías congénitas o abortos espontáneos.

Las comidas que debes evitar incluyen:

  • Quesos blandos sin pasteurizar (descritos en la publicidad como “frescos”), como los quesos Feta, de cabra, Brie, Camembert y el queso azul
  • Leche sin pasteurizar, jugos y vinagre de sidra
  • Huevos crudos o comidas que los contengan, incluyendo los postres tipo mousse y el Tiramisu.
  • Carnes, pescados o mariscos crudos o poco cocinados.
  • Carnes procesadas como las salchichas y los embutidos (los cuales deben estar bien cocinados).

¡Evita contaminarte con mercurio!

Aunque el pescado y los mariscos pueden ser una parte muy sana de su dieta durante el embarazo (contienen beneficiosos aceites grasos omega-3, son altos en proteínas y bajos en grasas saturadas), algunos tipos de pescados pueden contener altos niveles de mercurio (tiburón, pez espada, caballa, y blanquillo). El mercurio puede ocasionar daños al desarrollo del sistema nervioso de un feto. La  FDA declara que estos pescados no deben de ser incluidos en las dietas de las mujeres embarazadas. Aunque todos los pescados y mariscos contienen ciertos niveles de mercurio, puedes disfrutar de aquellos que tengan niveles inferiores de mercurio (langostinos, atún claro enlatado, salmón), siempre que los comas en moderación (la FDA recomienda no sobrepasar un límite de 12 onzas por semana).

Evitando otros problemas comunes…

  • Debido a que el hierro en las vitaminas prenatales y otros factores puede que te causen estreñimiento durante el embarazo, es una buena idea consumir más fibra de lo que solías antes de quedar embarazada. Intenta ingerir de 20 a 30 gramos de fibra al día. Las mejores fuentes son las frutas frescas, los vegetales, los panes y cereales.
  • Consume con moderación los alimentos que puedan causarte acidez o distensión abdominal y las comidas fritas.
  • Si tu sufres frecuentemente de náuseas, come pequeñas cantidades de alimentos simples como el pan tostado o las galletas saladas tipo soda durante el día. Si no te apetece ninguna de estas comidas, intenta el cereal con leche o una pieza de fruta dulce.

Dra. Samar Yorde

Anuncios

Durante el embarazo, una dieta balanceada y nutritiva es fundamental, ya que lo más importante es satisfacer  las necesidades  nutricionales del bebé. Los alimentos proteicos de alta calidad como las carnes, lácteos y huevos deben complementarse con los llamados alimentos energéticos como lo son los granos, el pan y sus derivados.

Es fundamental que estén presentes estos cinco grupos de alimentos:

  • Lácteos.
  • Carnes rojas, pollo, pescado y huevos.
  • Cereales y derivados.
  • Frutas .
  • Hortalizas.

Productos lácteos: La leche es alta en proteínas y calcio. Debes incluirla diariamente, descremada y vitaminizada. El queso es mucho más rico en proteínas y calcio, conteniendo, además, vitaminas A y D; pero alguno de ellos, en especial los quesos duros, debes evitarlos ya que tienen un mayor contenido de grasa. Las mejores opciones de quesos durante el embarazo son ricota y mozzarella.

Carnes magras y huevos: Contienen una buena cantidad de proteínas de alta calidad y hierro. Prefiere consumir siempre pollo y pescado, ya que  tienen la ventaja de tener menor cantidad de grasa y son más fáciles de digerir. Los huevos tienen hierro, calcio, grasas, proteínas, vitaminas A y D.

Pan, galletitas y cereales integrales: Los cereales constituyen una fuente importante de carbohidratos y fibra si se las consume en forma integral (pan negro o galletitas integrales). En cantidad moderada, son un buen complemento en la dieta, ya que poseen fibras vegetales y mucha más cantidad de vitaminas del complejo B.

Frutas y vegetales: Los vegetales de hoja poseen importante cantidad de vitamina c y fibras vegetales. Es mejor consumirlos crudos o cocidos al vapor para evitar la pérdida de importantes sustancias nutritivas. La zanahoria y la calabaza poseen gran cantidad de beta carotenos precursores de la vitamina A. Los cítricos (Naranja, mandarina, fresas, moras y kiwi) poseen adecuada cantidad de vitamina C. Recomiendan que consumas como mínimo una unidad al día.

Líquidos: Debes beber al menos  2 litros por día de agua mineral, jugos de fruta, té, caldos desgrasados.

Para comer bien durante el embarazo, además de simplemente incrementar lo que comes, debes considerar lo que comes. Aunque necesitas aproximadamente 300 calorías adicionales por día – especialmente en la etapa más avanzada del embarazo, cuando tu bebé crece más rápidamente – esas calorías deberían venir de alimentos nutritivos para que puedan contribuir al desarrollo y crecimiento del bebé.

¿Por qué es importante que te alimentes bien cuando estés embarazada?

¿Alguna vez te has preguntado cómo puede ser razonable ganar de 11 y 15 kilos (promedio) durante tu embarazo, cuando un bebé recién nacido solamente pesa una fracción de esa cantidad?

Aunque puede variar de mujer a mujer, a continuación detallo como esos kilos pueden acumularse:

  • 3.4 kg – peso promedio del bebé
  • 3.2 kg – las proteínas, grasas y otros nutrientes almacenados en el cuerpo de la madre
  • 1,8 kg – sangre adicional
  • 1.8 kg – líquidos corporales adicionales
  • 1 kg – aumento de tamaño del pecho
  • 1 kg – aumento de tamaño del útero
  • 1 kg – líquido amniótico que rodea al bebé
  • 0.6 kg – la placenta

Una base de nutrición para las mujeres embarazadas

A continuación detallo algunos de los nutrientes más comunes que necesitas y sus valores correspondientes:

Nutriente Necesario Para Las Mejores Fuentes
Proteínas Crecimiento de las células y producción de sangre Carnes magras, pescado, pollo, claras de huevo, habas, mantequilla de maní, tofu (soja)
Carbohidratos Producción diaria de energía Pan, cereales, arroz, papas, pasta, frutas, vegetales
Calcio Huesos y dientes fuertes, contracción de los músculos, funcionamiento de los nervios Leche, queso, yogurt, sardinas o salmón con espinas, espinacas
Hierro Producción de glóbulos rojos (necesarios para prevenir la anemia) Carne roja magra, espinacas, panes y cereales enriquecidos con hierro
Vitamina A Piel saludable, Buena visión, huesos fuertes Zanahorias, vegetales de hojas verdes, patatas dulces (batatas)
Vitamina C Encías, dientes y huesos sanos; ayuda a absorber el hierro Frutos cítricos, brócoli, tomates, jugos de fruta enriquecidos
Vitamina B6 Desarrollo de glóbulos rojos, utilización efectiva de las proteínas, grasas y carbohidratos Cerdo, jamón, cereales integrales, bananas
Vitamina B12 Desarrollo de glóbulos rojos, mantenimiento de la salud del sistema nervioso Carne, pollo, pescado, leche (Nota: los vegetarianos que no consumen productos lácteos necesitan un suplemento adicional de vitamina B12)
Vitamina D Huesos y dientes sanos; ayuda a la absorción del calcio Leche enriquecida, productos lácteos, cereales y panes
Ácido Fólico Producción de sangre y de proteínas, efectiva función enzimática Vegetales de hoja verde, frutas y vegetales de color Amarillo oscuro, habas, guisantes, frutos secos
Grasa Almacenamiento de energía corporal Carne, productos lácteos como la leche entera, frutos secos, mantequilla de maní, margarina, aceite vegetal (Nota: limita el consumo de grasa a 30% o menos de tu ingesta diaria de calorías

¡Importante!

El ácido fólico: Ayuda a prevenir que ocurran defectos del tubo neural (incluyendo la espina bífida) durante las primeras etapas del desarrollo del feto y durante las primeras semanas de embarazo.

Aunque existen muchos alimentos, particularmente los cereales para desayunar, enriquecidos con ácido fólico, se recomienda que las mujeres tomen suplementos de ácido fólico antes y durante el embarazo (especialmente durante los primeros 28 días). Asegúrate de preguntar a tu doctor sobre el ácido fólico si estás considerando quedarte embarazada.

El calcio: Otro nutriente importante para las mujeres embarazadas. Debido a que las necesidades de calcio de tu bebé en crecimiento son altas,  deberías incrementar tu consumo de calcio para prevenir la pérdida de calcio de tus huesos. Tu doctor también podrá recomendarte vitaminas prenatales las cuales contienen calcio adicional. Los alimentos que son las mejores fuentes de calcio son la leche y otros productos lácteos. Otros alimentos ricos en calcio son las sardinas o el salmón, el brócoli, las espinacas, los zumos de frutas y los alimentos enriquecidos con calcio.

El Hierro: Las mujeres embarazadas necesitan ingerir aproximadamente 30 mg de hierro cada día. ¿Por qué? Porque el hierro es necesario para fabricar hemoglobina, el componente de los glóbulos rojos encargado de transportar oxígeno. Los glóbulos rojos circulan por el cuerpo para transportar oxígeno a todas las células.

Dra. Samar Yorde

¡Saludos a todas!

¿Estás embarazada, no es así? Eso significa que puedes comer todas las papas fritas que quieras, ¿verdad? ¡Te equivocas! Debes tener cuidado con el peso aumentas durante el embarazo. Si aumentas demasiado o muy poco peso puede ser perjudicial para ti y para tu bebé. La cantidad de libras o kilos que debes aumentar depende de cuánto pesabas cuando quedaste embarazada.

El aumentar la cantidad adecuada de peso ayuda a proteger la salud de tu bebé.  Las mujeres que aumentan poco peso corren un riesgo mayor de tener un bebé de bajo peso (menos de 2,5 kg).  Las mujeres que aumentan demasiado corren un riesgo mayor de tener un bebé prematuro o un bebé muy grande.  También pueden desarrollar complicaciones de salud, como la diábetes y la hipertensión arterial.

En general, la mayoría de las mujeres necesitan aproximadamente 300 calorías adicionales durante el embarazo. (Una merienda, como dos barras de proteínas y un vaso de leche descremada, pueden proveer estas calorías). Sin embargo, la cantidad de calorías adicionales que necesitas depende de tu peso antes del embarazo.

Si cuando quedaste embarazada tenías un peso normal, deberías aumentar de 11 a 15 kg en total durante los nueve meses. Si agregas unas 300 calorías por día a su dieta podrá alcanzar este objetivo.

Si cuando quedaste embarazada estabas por debajo del peso normal, es probable que debas aumentar algo más, entre 15 y 18 kilos). Esto se debe a que las mujeres de bajo peso tienen más probabilidades de tener bebés pequeños.

Si cuando quedaste embarazada estabas por encima del peso normal, sólo deberías aumentar de 7 a 11 kg. Esto significa que deberías aumentar 1 kg cada mes durante el segundo y el tercer trimestre. Si no te conviene aumentar demasiado de peso, no debes intentar nunca bajar de peso durante el embarazo, ya que podría ser perjudicial para la salud de tu bebé.

Si cuando quedaste embarazada estabas obesa, sólo deberías aumentar 5 a 9 kg durante el embarazo.

Y si estás esperando mellizos probablemente te convenga aumentar en total de 16 a 20 kg.

¡Felicitaciones en tu dulce espera!

Dra. Samar Yorde

Cuando estamos gorditos y queremos adelgazar, la primera palabra que cruza por nuestra mente es “dieta”, pero cuando vamos al mercado de las dietas, nos damos cuenta de que existen miles de dietas diferentes. ¿Por qué existen tantas dietas? Simplemente porque todas funcionan, ¡mientras las hagas! Absolutamente todas las dietas funcionan por un tiempo corto. Pero luego de ese tiempo, todas las dietas fracasan.

Lee el resto de esta entrada »

Para: Revista Tendencia. Sección: Salud. Artículo Nº: 2

“COMO CURAR A LA PRINCESA”

Los dos tipos más comunes de trastornos alimenticios son la anorexia nerviosa y la bulimia nerviosa. La persona anoréxica tiene mucho miedo de engordar, por lo que  asume una imagen distorsionada de las dimensiones y la forma de su cuerpo, manteniendo un peso corporal por debajo de lo normal. La persona bulímica come grandes cantidades de comida de golpe y suelen hacerlo a escondidas, llegándose a sentir incapaz de dejar de comer, recurriendo después a los vómitos forzados, los laxantes o el ejercicio físico excesivo, para evitar subir de peso. Generalmente tienen  un peso normal o un poco excedido.

Lee el resto de esta entrada »

Para: Revista Tendencia. Sección: Salud. Artículo Nº: 1

“La Tirana Perfección”

Vivimos en una sociedad que tradicionalmente ha sobredimensionado la estética corporal como principal valor femenino y máximo objeto del deseo masculino. Una sociedad que convierte a la mujer en una mercancía, en un producto que compite con otros para ganarse el dudoso honor de ser “sexy y bella”.

Lee el resto de esta entrada »

La mejor manera de evitar las resacas es no excederse con el alcohol. Aunque este consejo no le servirá de consuelo si esta ahora sufriendo las agonías de un martillante dolor de cabeza, garganta seca y náuseas. Si sabe que ha bebido demasiado, puede prevenir la resaca bebiendo por lo menos un litro de agua antes de acostarse, lo que equivale a 4 vasos.  De esta manera contribuirá a eliminar las toxinas del cuerpo. Los refrescos con gas de cola pueden aliviar el dolor de cabeza, ya que alcalinizan el ácido del estómago.

Lee el resto de esta entrada »

No hay nada tan doloroso como el aguijonazo de una avispa ni tan molesto como las picaduras de los mosquitos.

Antes de aplicar un remedio casero es importante identificar que insecto le ha picado, pero si está de viaje o no puede averiguarlo, es más seguro recibir atención médica.

Lee el resto de esta entrada »

¡Saludos a todos!

Un remedio típico de antaño para aliviar los golpes era aplicar un bistec directamente sobre la zona afectada. Hoy en día, se considera que el mejor remedio es el agua helada. Si no tiene hielo, pruebe con un paquete de verduras congeladas. Sumerja la parte del cuerpo que se haya golpeado en agua fria en la que previamente ha introducido una cebolla y una papa rallada. Para un alivio rápido, frote media cebolla directamente sobre el área afectada.

Un “ojo morado” puede curarse de forma milagrosa con una bolsa fría de té aplicada directamente sobre la zona afectada. Al igual que con un golpe, después de torcernos un pie o un tobillo, lo primero que debemos hacer es aplicar frío en la zona, ya sea con hielo o con paños fríos, si no disponemos de nada más. La zona de la torcedura debe estar en alto para facilitar la circulación de la sangre y evitar así que se nos inflame más. Además de lo indicado, es conveniente visitar un médico para que descarte cualquier lesión interna.

Ahora, si usted presenta un shock emocional al recibir una mala noticia, es bien sabido que un té caliente y dulce es un excelente remedio. De hecho la miel, en cualquier tipo de bebida caliente, tiene un gran poder curativo. Así que, para alguien que haya sufrido una fuerte impresión, una infusión de albahaca y salvia endulzada con miel constituye un estupendo remedio. Para este tipo de shocks, también es recomendable la infusión de manzanilla, ya que gracias a su efecto tranquilizante tiene la capacidad de aliviar la tensión. Para calmar la ansiedad, se recomienda tomar flor de naranjo en agua caliente. Gracias a las propiedades refrescantes y relajantes del la flor de naranjo, este mismo preparado aplicado en paños sobre el cuerpo le ayudará a recuperar la calma.

Dra. Samar Yorde

Las quemaduras solares son lesiones que se producen sobre la piel causada por los rayos ultravioletas del sol y sus características son similares a las producidas por las quemaduras de calor.

Lee el resto de esta entrada »

Síguenos en Twitter

Únete a nuestro Facebook

Visita nuestro canal

Únete a otros 863 seguidores

Actualizaciones de Twitter